Infierno blanco

Basado en un relato de Ian Mackenzie ti­tulado Ghost walker, Joe Carnahan opta por una película de acción muy dramática

Infierno blanco (Joe Carnahan, 2012)

Infierno blanco: Un infierno en tierra de nadie

Infierno blanco | Liam Neeson reaparece después del thriller Sin identidad para interpretar una cinta de acción llena de dobles lecturas y moralejas.

Ottway (Neeson) es un francotirador dedi­cado a proteger una planta petrolífera en Alas­ka de los ataques de lobos salvajes. Des­pués de sufrir un accidente aéreo con otros trabajadores, tendrá que sobrevivir en un clima muy hostil hacia su presencia.

Basado en un relato de Ian Mackenzie ti­tulado Ghost walker, el director de Cues­tión de honor (2008) y la última versión de El equipo A (2010) opta por una película de acción muy dramática con un mensaje entre líneas que en ocasiones resulta algo con­fuso.

No se puede evitar recordar una película co­mo ¡Viven! (1994), con escenas igualmen­te crudas. La sensación de angustia impreg­na cada minuto con unos sobresaltos pro­pios del género de terror. El guión tiene mo­mentos de brillantez con frases marcada­mente épicas, pero que hace aguas por mu­chos otros lugares.

Son muchos los largometrajes que han tra­tado el enfrentamiento entre la naturale­za y el ser humano. En el caso de Infierno blan­co hay que lidiar con una manada de lo­bos sanguinaria que no actúa como debería hacerlo en la vida real. Los comportamien­tos que se plasman no son nada lógicos, por lo que todos y cada uno de los lobos son creaciones digitales. Con un plantea­miento así queda pensar que la manada no quiere representar una real, sino una abs­tracción del mal. Hace que cada hombre allí perdido se cuestione su existencia y se en­frente a sus demonios. La fe, el destino y el miedo a la muerte son en realidad los pila­res de un largometraje que respira desa­so­siego.

Se presentan dos lecturas: una que ofrece la aventura peligrosa por las llanuras hela­das de Alaska y otra como un viaje espiri­tual hacia los miedos personales. Ahora só­lo hay que elegir.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Masanobu Takayanagi
  • Montaje: Roger Barton, Jason Hellman, Joseph Jet Sally
  • Música: Marc Streitenfeld
  • País: EE.UU. Año: 2012
  • Duración: 117 m.
  • Público adecuado: +18 años (violencia cruda)
  • Distribuidora: DeAPlaneta
  • Estreno: 17.2.2012

The grey

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Salir de la versión móvil