Inicio Críticas películas Insidious: Capítulo 2

Insidious: Capítulo 2

Literalmente, más de lo mismo. No solo por contar con el mismo equipo técnico y artístico (**½)

- Anuncio -

Dirección: James Wan Guión: Leigh Whannell Fotografía: John R. Leonetti Montaje: Kirk M. Morri Música: Joseph Bishara Intérpretes: Patrick Wilson, Rose Byrne, Barbara Hershey, Lin Shaye, Ty Simpkins Duración: 103 minutos Distribuidora: eOne Público adecuado: +16 años (V)

Insidious: Chapter 2. EE.UU., 2013. Estreno en España: 25.10.2013

¡Ya están aquí!, otra vez

Insidious: Capítulo 2 comienza donde terminó la primera entrega de esta nueva saga de terror, por ello tal vez merezca la pena recordar que los protagonistas son Josh (Patrick Wilson), su esposa Renai (Rose Byrne) y sus tres hijos. La historia comenzó con el traslado familiar a la casa de la infancia de Josh, donde pronto les perseguirán los fantasmas -literal- de su pasado, un pasado que había sido olvidado. Hay un espeluznante  viaje al mundo del subconsciente en el que uno puede quedar atrapado, y del que uno puede sacar -involuntariamente- a alguien que quiere volver. Al final todo acabó bien, o eso parecía, y una sesión de hipnosis va a hacer olvidar los horrores vividos. Con esa escena comienza la nueva película, y habrá un nuevo traslado, una nueva casa, y otros molestos fantasmas con los que lidiar.

James Wan y Leigh Whannell se hicieron notar cuando hace casi una década iniciaron la saga de Saw. Insidious llegó seis años más tarde, una película que tuvo un éxito superior a sus méritos, pero con el doble acierto de realizar una historia de terror con todos los elementos clásicos -casa encantada, niños raros, espíritus malvados…-, que a pesar de los cientos de sustos y gritos era una película «blanca», destinada a un público mucho más amplio del que suelen tener las cintas de este género. Además, estaba bien rodada. Los incondicionales del género la encontraron blandita y previsible; un público nuevo descubrió el placer de «pasar miedo» en la sala.

Insidious: Capítulo 2  es, literalmente, más de lo mismo. En el género de terror la pérdida del factor sorpresa es más grave que en otros géneros cinematográficos. Dicho esto Wan logra asustar, pero se trata de sustos rebajados, esperados; sigue creando atmósferas inquietantes y administra con habilidad el baúl de las sorpresas, pero ya no sorprende, y por eso, esta segunda entrega parece un retroceso respecto del primer Insidious, tan sencillo y tan eficaz. Por otra parte, Whannell se ha sentido obligado a complicar la historia con una serie de extrañas subtramas que no mejoran la película en absoluto.

Con todo, Insidious: Capítulo 2 es una entretenida obra de género, que desmerece poco respecto de la anterior, y que destaca por su pulcritud y por la habilidad del director para dosificar los recursos del cine de terror clásico con el apoyo de un gran director de fotografía, John R. Leonetti, que trabajó con Wan en el primer Insidious y en Expediente Warren.

Fernando Gil-Delgado

Fernando Gil-Delgado
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.