Instinto maternal: Todo recuerda a Hitchcock

Instinto maternal | Bruselas, años sesenta. Alice y Céline son vecinas, más que vecinas ya que viven en chalets semi adosados, de lujo, y cada una tiene un hermoso jardín separado tan solo por un seto. Además son muy amigas y sus respectivos hijos, Théo y Maxime, son como hermanos. Pero un día se produce un accidente y Maxime cae por la ventana ante la mirada horrorizada de Alice que no puede evitarlo. Los reproches de Céline a Alice  van más allá del natural dolor, y ésta sospecha que su amiga quiere vengarse.

El belga Olivier Masset-Depasse no es muy conocido fuera de su país, pero esta adaptación de la novela Duelles puede remediarlo: se trata de una puesta en escena nostálgica tanto por la época elegida como por el tratamiento, todo recuerda a Hitchcock. En cuanto a su propia tarea, hay que reconocer que toda la primera parte es brillantísima por la calidad de sus planos, por la fluidez de las tomas y por el nivel de intriga que plantea desde el comienzo.

- Anuncio -

Las dos madres son interpretadas por Veerle Baetens (Alabama Monroe, Tabula Rasa) en duelo con Anne Coesens (No es mi tipo) que libran un remarcable duelo toda la película. Sus maridos no brillan tanto pero no por defecto de Mehdi Nebbou o Arieh Worthalter, sino por que sus personajes han sido peor trabajados por los guionistas. A este respecto cabe decir que si bien la primera parte de la película roza la perfección, después el guión chirría en un par de momentos y pierde esa sutileza con la que arrancó. La solución elegida para terminar la historia es poco convencional y puede no satisfacer a todo el mundo.

- Anuncio -

Ficha Técnica

  • Música: Renaud Mayeur, Frédéric Vercheval
  • Fotografía: Hichame Alouie
  • Montaje:
  • 97 min.
  • Público adecuado: +16 X-
  • Distribuye en cine: Vértigo
  • Bélgica, Francia (Duelles), 2018
Reseña Panorama
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor