· Intemperie | Estreno 22 de noviembre de 2019.
· Del mismo modo que Carrasco encuentra palabras y alegorías para narrar esta historia sin nombres propios, sin lugar ni tiempo, Zambrano acierta con el lenguaje fílmico, los recursos narrativos, técnicos y fotográficos.

Intemperie: Huckelberry Finn en el altiplano granadino

El director sevillano Benito Zambrano (Solas, Habana Blues, La voz dormida) adapta con fidelidad Intemperie, el bestseller del escritor extremeño Jesús Carrasco. Al igual que la novela, la película cuenta la historia de un niño que huye de una situación intolerable, y se enfrenta a un viaje a través de un país castigado por la sequía y gobernado por la violencia. En el camino se encuentra a un pastor (Luis Tosar) que vive de espaldas a la sociedad y le brinda protección ante un entorno hostil.

Del mismo modo que Carrasco encuentra palabras y alegorías para narrar esta historia sin nombres propios, sin lugar ni tiempo, Zambrano acierta con el lenguaje fílmico, los recursos narrativos, técnicos y fotográficos. El novelista, presente en el Festival de Cine Europeo de Sevilla, donde se presentó la película, tuvo la oportunidad de visitar el rodaje y ver un premontaje: «Me impresionó la mirada de Benito, un director exquisito y de una expresividad muy alta» –aseguró. Sobre el relato en que se basa la película, Carrasco añadió que Intemperie «no trata sobre la maldad, sino sobre la resistencia y ser capaz de soportar la presión frente a las adversidades o las tentaciones del poder. Una sociedad siempre estará sana mientras haya personas que, con sus debilidades, aguanten la dignidad».

Para localizar ese entorno que funciona como personaje y como estado psicológico de los protagonistas, Zambrano rodó durante los meses de julio y agosto en los cañones, badlands, barrancos y valles quebrados del altiplano granadino correspondientes a los municipios de Orce, Galera, Castril y La Puebla de Don Fadrique. Y esa sequedad, instinto de supervivencia y sufrimiento extremo, que representa el estado de los personajes, logra contagiar al espectador.

Intemperie tiene algo del Cormac McCarthy de La carretera o del Delibes de Las ratas, pero fundamentalmente es un western o un filme de picaresca sureña con impresionantes paisajes inhóspitos, con un Huckelberry Finn muy andaluz (el jovencísimo actor Jaime López) y un compañero de viaje áspero y sensible que no podía tener mejor intérprete que Luis Tosar. Deja la boca seca y el corazón entre encogido y expandido. Completan el reparto Luis Callejo, Vicente Romero, Manolo Caro y Kándido Uranga.

Donde quizá pierde mesura la metáfora es en el tono político y la denuncia social que imprime el director de La voz dormida. Para el cineasta hispalense, la película «es un viaje de la oscuridad a la luz, que habla sobre cómo seguir siendo buenas personas mientras convivimos con las heridas que todos vamos acumulando. Parece que en el momento actual estamos volviendo a la era del enfrentamiento en vez del diálogo». En un contexto, como el actual, donde la paz social es tan necesaria, el final dedicado «a los que perdonan», cuando la visión planteada del guerracivilismo y sus consecuencias, no es neutral, abstracta ni comedida, no parece de mucha ayuda.

Ficha Técnica

  • Dirección: Benito Zambrano
  • Guion: Daniel Remón, Pablo Remón, B. Zambrano
  • Fotografía: Pau Esteve Birba
  • Montaje: Nacho Ruiz Capillas
  • Música: Mikel Salas
  • Intérpretes: Luis Tosar, Luis Callejo, Jaime López, Vicente Romero, Kándido Uranga, Juanjo Pérez Yuste, Adriano Carvalho, Manolo Caro
  • Duración: 103 min.
  • Público adecuado: +16 años (VS)
  • Distribuidora: A Contracorriente
  • España, 2019
  • Estreno: 22.11.2019
Reseña Panorama
s
Cristina Abad
Periodista. Máster en Guion, Narrativa y Creatividad Audiovisual por la Universidad de Sevilla