Into the Woods: Mucho ruido y pocas nueces

Into the Woods | Rob Marshall, que es el director de Chicago y de Nine, entre otras cosas, dirige también esta adaptación de un musical homónimo muy famoso en Broadway que mezcla algunos cuentos de los hermanos Grimm (entre otros, Caperucita Roja, Cenicienta y Rapunzel).

No he visto el musical aunque leo que la película es bastante fiel y que solamente se ha suprimido algún cuento. La historia es sencilla y el apartado musical tiene un nivel correcto, donde ningún tema desentona excesivamente… pero tampoco se recuerda pasadas unas horas.

Destaca el diseño de producción y una fotografía muy cuidada que se disfruta especialmente en las escenas de un bosque mágico que lo es también por la iluminación. Estamos ante una película mimada, de esas que hay que ver en pantalla grande para disfrutarla… pero que…

Mientras disfrutaba del bosque, del notable reparto -y eso que Meryl Streep está espantosa al principio, luego mejora cuando se quita el disfraz de bruja y deja de sobreactuar- me preguntaba quién es el público objetivo de esta película y, muy relacionado con esto, cuál es el tono que busca. Si no encuentras el tono, es muy difícil que aciertes con el público. Into the Woods, con su toque siniestro e incluso un pelín gore (¡esos métodos para que entre el zapato!), sus madrastas travestidas y sus príncipes metrosexuales no es una película para niños, pero tampoco es para adultos, que se aburrirán con unas tramas que conocen y que se cuentan con una narrativa excesivamente simple y acumulativa.

Falta chispa, gracia y profundidad y la película se acaba haciendo terriblemente pesada. A pesar del bosque, de la luz, del reparto y de la música Into the Woods termina siendo un producto bastante fallido.

Ficha Técnica

  • Argumento: musical de Stephen Sondheim y James Lapine
  • Música: Stephen Sondheim
  • Fotografía: Dion Beebe
  • Montaje: Wyatt Smith
  • Duración: 125 min
  • Distribuidora: The Walt Disney Company Spain
  • Público adecuado: +12 años (S-V-)