Jobs: El riesgo de exponer unos hechos

La primera parte funciona relativamente; después, poco guión y mucha exposición 

Tras una breve secuencia que muestra la presentación del iPod en 2001, Stern rueda un largo flashback que traza el largo camino que ha seguido Steve Jobs hasta alcanzar su gran triunfo. Unos breves momentos en la universidad que abandonó, su primer trabajo y su incapacidad para “trabajar para otros”. Su encuentro con Wozniack y la fabricación del Apple II en un garaje -es lo mejor de la película, y casi la mitad de la misma-, sus primeros éxitos como empresario van acompañados de su fracaso como persona, es egocéntrico y no es leal. Después la película habla más de política de empresa, reuniones de ejecutivos, etc., de mucho menos interés, y con considerables saltos temporales.

Desde que existe el cine se han filmado biografías de personajes ilustres, incluido el mundo de los inventores, entre los clásicos figuran los Curie y el descubrimiento del radium, Edison, Bell, y un larguísimo etcétera. Recientemente La red social contaba la historia del creador de Facebook.

La historia de Steve Jobs podía ser un film interesante, aunque lo que ha realizado Joshua Michael Stern, con guión de Matt Whiteley, podía haber dado mucho más de sí. La primera parte, muy detallada, tiene el interés de la búsqueda del sueño imposible en plena adversidad, del entusiasmo de los jóvenes por realizar su visión. El resto, bien cuidado, pulcramente realizado y -hay que reconocerlo- muy bien interpretado por Kutcher, no da mucho de sí. Es evidente que el guionista no ha sabido encontrar la línea narrativa ideal y se limita a exponer hechos, la mayoría conocidos.

Sí, la vida de Steve Jobs es conocida: cómo dejó la universidad, cómo fundó Apple, cómo lo echaron de Apple, cómo siguió adelante y se rehízo… imágenes suyas con entrevistas, discursos y demás las hay a cientos; creo que el exceso de material y las ganas de contar una historia fiel han sido un lastre para Whiteley que ha producido un guión plano, con pocas complicaciones, y con pocos detalles de especial interés, salvo tal vez la manera de destacar los aspectos negativos del personaje, un genio creador y visionario, socialmente un enano, egoísta, incapaz de ser leal a sus amigos.

Exaltación curiosa ya que el propio Jobs, tras su fracaso, mejoró en ese aspecto y sus últimos años fueron mejores que los primeros. La película, que no carece de interés, puede gustar más a quien menos conozca al personaje.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Russell Carpenter
  • Montaje: Robert Komatsu
  • Música: John Debney
  • Duración: 122 min.
  • Distribuidora: TriPictures
  • Público adecuado: +16 años
  • Estreno en España: 20/09/2013

EE.UU., 2013. 

Reseña Panorama
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.