· Kin es una película más bien simpática, pero que peca por simplista y por haberse construido con clichés y carecer de algo propio que le dé vida.

Extraterrestres y familia

El joven Eli vive con su padre, hombre muy estricto, en un suburbio de Detroit. Su hermano mayor acaba de salir de la cárcel y tiene una deuda enorme con un grupo criminal. Casualmente Eli, mientras vaga entre las ruinas de un edificio, encuentra un extraño objeto que lleva a casa, que resulta ser de origen extraterrestre, y que influirá en su destino.

Película más bien simpática pero que peca por simplista y por haberse construido con clichés y carecer de algo propio que le dé vida. Partimos de una pequeña familia desestructurada que, por razones evidentes, tiene que huir. Más de la mitad de la película es el road movie en el que Eli y su hermano se intentan conocer, se reconcilian, incorporan miembros al equipo, forman alianzas, etc., mientras un grupo criminal y unos seres extraños, vestidos de forma extraña, van tras ellos; sabemos que los tres grupos se encontrarán (en una buena escena final). Las situaciones y los diálogos son, por decirlo favorablemente, convencionales y previsibles.

Salvo por el segmento final, todo resulta demasiado anodino. Por cierto, de los productores de Stranger Things.