· Los productores del último Godzilla se enfrentan a otro de los míticos monstruos del cine con el mismo punto de vista con el que trataron aquel.

Mono gigantón

Kong: La Isla Calavera comienza con un prólogo levemente humorístico: durante la Segunda Guerra Mundial se enfrentan un piloto norteamericano y uno japonés, los dos acaban en tierra y donde siguen intentando matarse, pero la aparición de una gigantesca criatura impide que lleven a cabo tan loable empeño. Un salto en el tiempo, con ayuda de imágenes de documentales, nos lleva a 1971, al término de la guerra de Vietnam; las tropas norteamericanas se retiran, pero la unidad que dirige el coronel Packard (Samuel L. Jackson) no regresará a casa, irá en apoyo de un grupo de científicos que van a estudiar una extraña y desconocida isla perdida en el Pacífico. A los soldados y científicos se les une un militar británico y una bella fotógrafa. No hace falta decir que esa isla es un pequeño paraíso donde sobreviven antiquísimas y extrañas criaturas…

Los productores del último Godzilla se enfrentan a otro de los míticos monstruos del cine con el mismo punto de vista con el que trataron aquel; un enfoque ecologista con maravillosos monstruos, mucho más fuertes que los originales, y una humanidad que los descubre por primera vez –Kong todavía no ha salido de la isla, pisada por primera vez (o casi) por el hombre blanco- y puede respetarlos o mostrar su cara más fea e intentar acabar con ellos. Esta amable simpleza condensa toda la película, entretenida, llena de aventuras y efectos especiales, pero con un guion, unos personajes y unas ideas más simples que un cubo.

Dirige la película Jordan Vogt-Roberts, joven director con una interesante carrera en televisión, que logra entretener todo el tiempo, consigue algunas secuencias de acción notables y algunos planos memorables; lo que no consigue es explicar -o explicarse- qué querían contar los guionistas con un monstruo tan grande -el doble que el original- que no cabe en la isla; rodeado de humanos de cartón piedra, sin cerebro ni corazón.

Ficha Técnica

  • Dirección: Jordan Vogt-Roberts
  • Guion: Max Borenstein, Derek Connolly, John Gatins, Dan Gilroy
  • Fotografía: Larry Fong
  • Montaje: Richard Pearson
  • Música: Henry Jackman
  • Intérpretes: Brie Larson, Samuel L. Jackson, Tom Hiddleston, John Goodman, Toby Kebbell, Corey Hawkins, Jason Mitchell, John C. Reilly, Thomas Mann (II), Tom Wilkinson, Shea Whigham, John Ortiz, Jing Tian
  • Duración: 118 min.
  • Público adecuado: +12 años (V)
  • Distribuidora: Warner
  • EE.UU. (Kong: Skull Island), 2017
  • Estreno: 10.3.2017
Reseña Panorama
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.