La aparición

Muy bien recibida en el ámbito católico, la película nos cuenta la historia de un periodista descreído que un día recibe la petición por parte del Vaticano de formar parte de una Comisión que va a estudiar la veracidad de unas supuestas apariciones de la Virgen a una joven novicia

La aparición (2018)

La aparición: Misticismo contemporáneo

El cine sobre apariciones o supuestas apariciones de la Virgen ha tenido siempre un lugar, aunque pequeño, en la historia del cine. Recordemos La canción de Bernadette (The Song of Bernadette, Henry King, 1943), El mensaje de Fátima (The Miracle of Our Lady of Fatima, John Brahm, 1952), Bernadette (Jean Delannoy, 1988), La pasion de Bernadette (Jean Delannoy, 1989), Guadalupe (Santiago Parra, 2006), o el documental Tierra de María (Mary’s Land, Juan Manuel Cotelo, 2013). También el cine lowcost ha hecho sus intentos, por ejemplo con la producción española no profesional Garabandal, solo Dios lo sabe (Brian Alexander Jackson, 2017). Casi todas han tenido una intención piadosa, e incluso algunas una vocación catequética, apologética o testimonial, y ello las ha limitado bastante a un público cristiano o religioso.

La película croata Gospa. El milagro de Medjugorje (Gospa, Jakov Sedlar, 1995) entraba más en los problemas de diversa índole que rodean ciertas apariciones, lo que la emparenta especialmente con La aparición, que lejos de proponer una historia para creyentes se abre al gran público cuestionando -que no negando ni ridiculizando- las supuestas apariciones. El filme francés también nos evoca El tercer milagro (Agnieszka Holland, 1999), en la que un sacerdote que investiga milagros descubre una sorprendente revelación en el tramo final de la película, al igual que ocurre en La aparición.

El cineasta preocupado por el «misterio» de lo real

El director francés Xavier Giannoli, responsable de títulos variados de trasfondo dramático (Madame Marguerite, Crónica de una mentira…) afronta con ésta su séptima película. Giannoli ya ganó una Palma de Oro y un César por su corto La entrevista, y con La aparición obtuvo una nominación para la actriz Galatéa Bellugi como mejor actriz revelación. Giannoli escribe y dirige La aparición, haciendo un brillante ejercicio de sutileza y ponderación nada fáciles en un tema como el que aborda el filme. Este cineasta ha explicado en diversas ocasiones que él no es practicante, aunque recibió educación católica, pero que sí tiene una apertura religiosa en el sentido de que se hace las grandes preguntas. «Recibí una educación cristiana, y siendo niño recuerdo el sentimiento de que existía algo más allá del mundo que podía ver con los ojos. Cuando yo estaba mirando algo, ahí había algo más. Naturalmente esa educación religiosa hablaba de la presencia de Dios, pero para mí no era sólo eso. Para mí era la dimensión poética de vivir en el mundo en el que hay una realidad que puedo ver y otra que no soy capaz de ver. Cuando un gran director filma a alguien o a algo hay siempre algo más que lo que está filmando. Está tratando con ‘hechos’, pero hay una perspectiva poética en todo lo que está mirando, y la presencia de ese ‘algo más’ es de lo que trata el cine como arte». Esta reflexión emparenta fuertemente a Giannoli con la teoría cinematográfica de Tarkovski o Dreyer, máximos representantes de lo que podríamos llamar cine místico, del que Malick es hoy su mejor representante.

Una película realista con trasfondo lírico

La película, en general muy bien recibida en el ámbito católico, nos cuenta la historia de Jacques Mayano (Vincent Lindon), un periodista descreído, conocido por sus métodos rigurosos de información, que un día recibe la petición por parte del Vaticano de formar parte de una Comisión que va a estudiar la veracidad de unas supuestas apariciones de la Virgen a una joven novicia, Anna (Galatéa Bellugi), que vive en un pueblecito del este de Francia. Mayano no es creyente a pesar de estar bautizado y confirmado, y está negativamente marcado por todos los horrores que ha presenciado en Medio Oriente, donde su mejor amigo, un fotoperiodista, ha sido asesinado. Anna está protegida por un sacerdote local, el Padre Borodine (Patrick d’Assumçao), y por un sacerdote «charlatán» alemán, Anton Meyer (Anatole Taubman).

La aparición es una película que, durante toda la primera parte, parece inspirada en hechos reales, por el conocimiento que demuestra de ese fenómeno de las supuestas apariciones marianas, sobre todo desde una perspectiva sociológica, pero sin perder de vista la dimensión espiritual y religiosa del hecho. En un segundo momento, la película gira hacia el thriller puro y duro, con tramas de jóvenes desaparecidas, presidiarios, crímenes y testimonios contradictorios. La aparición desemboca en un final sorprendente, tanto para el protagonista como para el espectador, y que supone un brillante ejercicio de guion. Mucha gente puede ver la película como una cinta de intriga y misterio bien resuelta, otros como un elogio de la profesión periodística, pero es mucho más que eso. Por un lado, es un filme sobre la relación entre la razón -en este caso, de fisonomía positivista- y el Misterio. En ese sentido, nos recuerda al estilo de El caso de Cristo (The Case for Christ, Jon Gunn, 2017), como una película sobre un increyente que poco a poco va abriendo su mente, quizá no para llegar a la fe, pero sí para aprender a superar prejuicios y a valorar incluso lo que no se entiende.

[…]

 

El estudio crítico completo de esta película se encuentra en el libro Cine Pensado 2018, que puedes adquirir en este enlace:

Ficha Técnica

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Profesor de Narrativa Audiovisual. Escritor
Salir de la versión móvil