Inicio Críticas películas La chica salvaje

La chica salvaje

Relato interesante que cuenta una historia cruel. Con un pelín más de garra y de equilibrio, podría haber sido un Tomates verdes fritos

La chica salvaje (2022)

La chica salvaje: Sola en el pantano

· Crítica de La chica salvaje | Estreno 30 de septiembre de 2022.
· Todo en esta película «huele» a novela: una fotografía idílica tanto del pasado como de la naturaleza, el ritmo pausado, la voz en off evocando momentos del ayer… y una historia sensible de finales de los años cincuenta en el sur de EE.UU.

La chica salvaje se llama Kya, y no es salvaje. Podría ser la chica del pantano. Se trata de la menor de una familia con muchos problemas, principalmente por causa del padre. Primero huyó la madre, después sus hermanos. En la casa del pantano quedaron solo ella y su padre. Un día fue él quien se largó. La pequeña logra salir adelante ante la indiferencia y desprecio de los lugareños gracias a su talento, a la caridad de la pareja de la tienda del pueblo, y a un joven que pesca en el pantano; eso sí, es una solitaria que solo se encuentra bien en la naturaleza. La historia comienza con un muerto. Aparece un cadáver en el pantano. Todo parece indicar que es un accidente, pero la comunidad aprovecha la ocasión para acusarla de asesinato con premeditación. La policía la detiene y es procesada.

En los títulos de crédito aparece la editorial como productora. No cabe duda de que se trata de un superventas llevado a la pantalla y, digámoslo ya, con bastante acierto. Todo en esta película «huele» a novela: una fotografía idílica tanto del pasado -bella producción y ambientación perfecta- como de la naturaleza, el ritmo pausado, la voz en off evocando con elegancia momentos del ayer… y una historia sensible de finales de los años cincuenta en el sur de EE.UU.

La chica salvaje es un relato interesante que cuenta una historia cruel, la historia de una comunidad hipócrita y dura que ni ayuda a la joven Kya ni soporta que pueda vivir al margen de ella. Para colmo Kya es una mujer en una época en la que el mundo es masculino y las mujeres no tenían voz. La novelista y la directora se regodean en subrayar el hándicap femenino y exageran al mostrar los logros de esta chica salvaje, un portento de la biología autodidacta; traicionada por unos hombres obtusos. Con un pelín más de garra y de equilibrio, La chica salvaje podría haber sido un Tomates verdes fritos. Pero, siendo lo que es, hay que reconocer que es una buena historia, que cuenta con una (dos) protagonistas llenas de encanto: Kya niña (Jojo Regina) y Kya adulta (Daisy Edgar-Jones), que despiertan la simpatía del público inmediatamente. La narración es parsimoniosa y avanza en dos direcciones, el pasado a golpe de flash back, y el presente. Aunque le sobran minutos, el interés no disminuye en ningún momento. Junto a la protagonista se encuentra su abodado, un gran David Strathairn (Nomadland, McMafia), secundario de lujo.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Polly Morgan
  • Montaje: Alan Edward Bell
  • Música: Mychael Danna
  • Duración: 125 min.
  • Público adecuado: +14 años (X-)
  • Distribuidora: Sony
  • EE.UU. (Where the Crawdads Sing), 2022
  • Estreno: 30.9.2022
Suscríbete a la revista FilaSiete

Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.
Salir de la versión móvil