La conspiración de noviembre: Un Bourne baratito

Montenegro, 2008. Peter Devereaux, veterano agente de la CIA, dirige los primeros pasos de un novato llamado David Mason. Al término de la misión, Devereaux abandona la agencia. Cinco años después, recibe una llamada de socorro; una espía con quien tuvo una relación hacía tiempo necesita su ayuda.

La conspiración de noviembre se basa en el séptimo libro de una serie creada por el novelista norteamericano Bill Granger y ha servido para volver a unir a Brosnan y Roger Donaldson, quien le dirigiera en Dante’s Peak. La nueva película es un concierto para un solo instrumento, en este caso Brosnan, protagonista absoluto de la historia. Hay que reconocer que es buena idea recuperar a este actor, que mostró su valía para las películas de acción, y sacarlo de la comedia romántica en la que estaba encasillado. El actor irlandés parece encantado de volver a actuar en un papel similar al de James Bond que interpretó hace un par de décadas. Desgraciadamente, la realización queda por debajo de las expectativas generadas.

El guión tiene el acierto de no obligarle a realizar imposibles escenas de acción a sus años; es lo único bueno que tiene ese guión: Devereaux muestra su veteranía y talento en la inteligencia para descubrir y preparar trampas; no pretende vencer a puñetazos a agentes a los que dobla en edad.

Pero a esta historia le falta claridad: es una regla de oro en el cine de espías, y muy particularmente en las de súper espías, llámense  Bond o Bourne -a los que quiere imitar-, que la trama debe ser clara y lineal. En el caso presente hay una tremenda confusión en la que aparecen un malvado ruso con veleidades políticas, operaciones turbias en Chechenia, trabajadores sociales, el gato de la vecina de un agente de la CIA; sí, el gato de la vecina del agente… y nada es particularmente interesante.

También aparecen múltiples personajes que ofrecen un perfil atractivo y luego no se aprovechan. La acción transcurre con lentitud, que se compensa a base de cambios de escenarios, aunque no se explique el porqué de dichos cambios. La trama más interesante resulta ser, era de esperar, la relación DevereauxMason, y deberían haberle prestado más atención. Las escenas de acción, sin ser malas, no están a la altura de lo que se espera.

En definitiva, da la impresión de que han querido hacer un Bourne crepuscular con poco presupuesto. Ahora bien, Brosnan tiene carisma y logra que la película resulte entretenida. Pero podría haber dado mucho más de sí. Tan conscientes son de ello los productores que ya están preparando otro Devereaux. Pero, en esta primera entrega, han disparado con balas de fogueo.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Romain Lacourbas
  • Montaje: John Gilbert
  • Música: Marco Beltrami
  • Duración: 108 min.
  • Público adecuado: +16 años (VXD)
  • Distribuidora: TriPictures
  • EE.UU. (The November Man), 2014
  • Estreno: 13.3.2015
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.