Inicio Críticas películas La conspiración del silencio

La conspiración del silencio [7]

con3Giulio Ricciarelli debuta como director con este intenso thriller en torno al primer gran proceso judicial sobre el Holocausto.

- Anuncio -

7Director: Giulio Ricciarelli Guión: Elisabeth Bartel y Giulio Ricciarelli Fotografía: Martin Langer y Roman Osin Montaje: Andrea Mertens Intérpretes: Alexander Fehling, André Szymanski, Friederike Becht, Johannes Krisch, Hansi Jochmann, Johann von Bülow, Robert Hunger-Bühler, Lukas Miko, Gert Voss, Lisa Martinek Producción: Jakob Claussen y Ulrike Putz Música: Sebastian Pille y Niki Reiser Vestuario: Aenne Plaumann Distribuidora: DeAPlaneta Duración: 125 min. Género: Drama Público adecuado: + 16 (V S+)conss

Im Labyrinth des Schweigens. Alemania. 2014. Estreno en España: 23.01.2015

Yo indagué las masacres de Auschwitz

Frankfurt, 1958. El joven e idealista fiscal Johann Radmann se desespera ante los casos de poca monta que le encomiendan. Hasta que el periodista judío Thomas Gnielka le informa de la complicidad de altos cargos políticos en la ocultación de crímenes cometidos por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Con la ayuda de un superviviente de un campo de concentración, Radmann comienza a investigar a miles de oficiales y soldados de las SS —algunos, con cargos en la Administración— implicados en las atrocidades cometidas en Auschwitz. Pero su laboriosa indagación es descaradamente obstaculizada y despierta numerosos recelos, también entre la propia familia del fiscal.

Tras realizar varios cortos, el actor milanés afincado en Alemania Giulio Ricciarelli debuta brillantemente como director de largometrajes con este intenso thriller, basado en penosos y poco conocidos hechos reales, que ha coescrito con la alemana Elisabeth Bartel. Ambos aciertan al dosificar con pausa las diversas intrigas, sin buscar efectismos fáciles, y consolidando poco a poco los peliagudos dilemas morales de los personajes, sobre todo del joven fiscal protagonista, que desconocía —seguramente como muchos alemanes— la verdadera magnitud de la represión nazi contra los judíos, así como la indignante pasividad de muchos gobernantes alemanes para perseguir a sus artífices y ejecutores, hacer justicia, ayudar a cerrar las sangrantes heridas de la guerra y edificar el futuro de Alemania sobre el sólido cimiento de la verdad.

Nunca pierde el guión un tono ponderado y sereno, ni siquiera cuando comienzan a desvelarse las brutalidades cometidas por tantos considerados en ese momento ciudadanos corrientes y hasta ejemplares. Pero a veces esa ponderación hace perder un poco de credibilidad al personaje del fiscal Radmann, por su excesiva ingenuidad y su estridente obsesión por atrapar al doctor Josef Mengele, suavizadas en parte por la matizada caracterización de Alexander Fehling. En cualquier caso, la clásica y algo académica puesta en escena de Ricciarelli capta la atención del espectador de principio a fin, pues se ve reforzada en todo momento por una ambientación, una fotografía y una música esmeradas.

Sin duda, a La conspiración del silencio le falta un punto de estilo y le sobran algunas reiteraciones y subtramas poco sustanciales, como la del noviazgo del protagonista. Pero es una notable película de género, cuyo poderoso argumento se impone en todo momento sobre sus defectos menores, especialmente por su rotunda condena del Holocausto y de la falta de examen de conciencia de la sociedad alemana sobre su responsabilidad en su ejecución y ocultamiento.

Jerónimo José Martín

Jerónimo José Martín
Jerónimo José Martín
Presidente del Círculo de Escritores Cinematográficos. Profesor Historia del Cine Animación