Inicio Críticas películas El Hobbit. La Batalla de los Cinco Ejércitos

El Hobbit. La Batalla de los Cinco Ejércitos [7]

Termina esta trilogía de películas sobre el cuento de Tolkien (que me parece estupendo, insisto). Y termina bien.

- Anuncio -

  Dirección: Peter Jackson Guión: Fran Walsh, Philippa Boyens, Guillermo del Toro, Peter Jackson  Fotografía: Andrew Lesnie Montaje: Jabez Olssen Música: Howard Shore Intérpretes: Martin Freeman, Ian McKellen, Orlando Bloom, Evangeline Lilly, Luke Evans, Richard Armitage, Cate Blanchett, Lee Pace, Hugo Weaving. Duración: 144 min Distribuidora: Warner Público adecuado: +12 años

USA, Nueva Zelanda, 2014. Estreno en España: 17.12.2014

Jackson cierra con aplomo su ciclo tolkieniano

No les cansaré con lo que ya he escrito en las críticas precedentes: si optas por hacer tres partes -todas por encima de los 120 minutos de metraje- el peligro, casi inevitable, es dañar el encantador tono del cuento, su ligereza, su sentido del humor, su gracejo narrativo… porque repito El Hobbit es un cuento. No es un cantar de gesta como El Señor de los Anillos (un cantar de gesta sublime, basta con leerlo sin prejuicios para entender que lo es).

Esta entrega de El Hobbit se consagra a una batalla. Es lo que hay y Jackson lo cuenta bien, aunque te quedas con la sensación de que si hubiese recortado las batallas y montado más secuencias dialogadas la cosa mejoraría, no tendrías una cierta sensación de atropello que te asalta a lo largo de las 2 horas y veinte.

La película (exceptuando algunos de esos espantosos planos de aproximación con helicóptero y música hortera a los que solo falta una pegatina de Viaje a Nueva Zelanda) está bien rodada, tiene un diseño de producción formidable y un actor portentoso, Martin Freeman. Es una lástima que no tenga más protagonismo su Bilbo Bolsón, porque cuando le dejan da a la historia el tono delicioso que Tolkien pretendió.

Las vistas de Erebor son inolvidables y los combates singulares también. Seamos justos: la pelea de Legolas en el puente es brillante como lo son otras secuencias -muchas- de las que no hablo para no destripar. El personaje de Tauriel sigue funcionando bien y la trama de Bardo está llevada con habilidad. Thorin tiene una dignidad y un peso dramático aprovechados sagazmente. Thranduil logra poco a poco hacernos llegar el orgullo devorador de un personaje trágico.

La vuelta a casa es bonita con ganas, aunque te pille ya cansado de tanta batalla. Es para mi, lo mejor de la película. Y ciertamente el engarce con ESDLA es excelente: dan una ganas tremendas de releer las novelas (yo releo con frecuencia capítulos  que no pierden el sabor como Las casas de curación, La Puerta Negra se abre, La partida de Boromir, El paso de la Compañía Gris)

Que no se me enfaden los amantes de ESDLA contado por Jackson, entre ellos mi cuñado: casi le dio un apoplejia cuando puse a caer de un burro bastantes cosas. Que sigan disfrutando.

Enhorabuena a Jackson porque, más allá de los defectos, su trabajo es una hazaña.

Alberto Fijo

Alberto Fijo
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor