La cruda realidad: Vergüenza ajena

Mike (Gerald Butler) es un desvergonzado presentador que está arrasando en audiencia con un programa sobre las relaciones hombre-mujer en un canal minoritario. Una de las cadenas más importantes de Estados Unidos contratará a Mike en el horario de máxima audiencia, ante el disgusto de su productora Abby Ritcher (Katherine Heigl), que detesta el lenguaje soez y misógino de su nueva estrella. Mike intentará convencer a Abby de sus ideas sobre el amor: la cruda realidad es que al hombre sólo le interesa el sexo.

Tampoco esperaba gran cosa de Robert Luketic (21 Black Jack, La madre del novio o Una rubia muy legal), aunque tenía cierta curiosidad por ver esta película que en Estados Unidos fue una de las más taquilleras del verano con unos ingresos cercanos a los 90 millones de dólares. Y la verdad es que, salvando a la pareja protagonista (que hacen lo imposible por hacer creíbles a sus increíbles personajes), el resto no deja de ser otra supersalida comedia americana en la línea del «maestro» Apatow. Las gracias burras se suceden sin orden ni concierto agotando hasta la saciedad con una historia y unos personajes limitados y previsibles. Además, la mayoría de los chistes recuerdan demasiado a películas superiores como Cuando Harry encontró a Sally o Mentiras arriesgadas.

Lo que más me asombra que es que, en una entrevista reciente, Katherine Heigl criticase Lío embarazoso (la película que supuso para ella el salto definitivo de la televisión al cine), por considerar que los personajes estaban demasiado estirados y el fondo de la película era claramente machista. Desde luego con su intervención en La cruda realidad, una de las películas más exageradas y misóginas que recuerdo, no parece muy arrepentida de ser «utilizada» en comedias tan primarias.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (The ugly truth, 2009)
  • Fotografía: Russell Carpenter
  • Montaje: Lisa Zeno Churgin
  • Música: Aaron Zigman
  • Duración: 97 min.
  • Distribuidora: Sony
  • Público adecuado: Adultos
  • Estreno: 16 de octubre de 2009
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete