La era del rock (Rock of Ages): Ages, ciertamente; rock, rock…

Puedes intentar usar todos los «sin embargo» posibles, pero en películas como La era del rock (Rock of Ages) es difícil ser indulgente. No lo ha sido la crítica norteamericana, tampoco el público (no llegó a los 40 millones con un presupuesto de 75).

La adaptación del musical de Broadway que han hecho Justin Theroux, Allan Loeb y el propio libretista Chris D’Arienzo es muy floja, mucho, pero mucho. La historieta ochentera de la chica de Oklahoma que llega a Los Angeles y prueba suerte en un local célebre regentado por un veterano empresario es para llorar.

- Anuncio -

En estos casos, siempre te puedes «agarrar» a la música, a los bailes, a la puesta en escena. Pero los números musicales son un remedo desangelado a mitad de camino entre Glee y Disney Channel y American Idol.

Los actores tienen en un sobreactuado Tom Cruise un perfecto compendio: el error de pensar que basta sacar pechito y decirle al operador que ponga la cámara bajita para que parezca más alto, más imponente, más estrella del rock.

Ni siquiera Zeta-Jones está bien, y mira que es una actriz solvente. La dirección de Adam Shankman (su versión de Hairspray en 2007 no está nada mal) es pobre, casi mecánica. En el casting hay decisiones asombrosas, empezando por los jóvenes Julianne Hough y Diego Boneta. Lo de Russell Brand es puro delirio… Y la casposa trama en el garito de striptease

Desde el punto de vista de la historia, comparas esto con Casi famosos y lo de Cameron Crowe puede parecer una obra maestra.

Lo mejor: Alguna canción.

Lo peor: El pésimo libreto.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Bojan Bazelli
  • Montaje: Emma E. Hickox
  • Música: Varios
  • Duración: 123 min.
  • Público adecuado: +18 años (XD)
  • Distribuidora: Warner
  • EE.UU. (Rock of Ages), 2012
  • Estreno: 10.8.2012
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor