La gran estafa americana: Entre corruptelas anda el juego

Una de las favoritas para los Oscar, una película de género bien interpretada y entretenida pero sobrevalorada 

Vayamos al grano, La gran estafa americana me parece una película sobrevalorada, excesivamente nominada y premiada (y eso que todavía no se han en­tregado los Oscar). También me pareció sobrevalora­da la anterior cinta de David O. Russell, El lado bueno de las cosas, una peliculita simpática condecorada con de­cenas de nominaciones que luego quedaron en un par de premios y en un absoluto olvido. Lo dicho, me pa­rece excesivo el bombo que se le está dando y, al mis­mo tiempo, entiendo esta sobrevaloración.

La gran es­tafa americana es, en el fondo, una película totalmente clásica: una cinta de género ambientada en los años 70 en Estados Unidos que cuenta algo que han contado miles de películas, que cuando te alías con quien no debes, la cosa se lía. La cinta habla de corrupción y de corruptelas, de mafiosos de altos vue­los y chantajistas de poca monta, de infidelidades, men­­tiras e imposturas. En el plano moral, todos los per­­sonajes juegan en segunda división. No hay heroís­mo por ningún lado. Hasta los «buenos» actúan así por más que discutibles razones. Este ambiente amoral se re­­­fleja en las fiestas, en el juego, en los escandalosos ves­­tidos de unos personajes femeninos dispuestos a ex­­plotar sus más básicas armas de mujer, en la relación en­­tre los personajes, basadas simplemente en la utilización del prójimo para fines inmediatos.

La gran estafa americana
La gran estafa americana

Este patético retrato de la pobreza humana está na­rrado, sin embargo, con un tono ligero que -sin qui­tar carga a la crítica- la hace más llevadera al espectador. La gran estafa americana es una cinta entretenida, que mantiene el interés a pesar de su escasa originalidad y de seguir al dictado las reglas del género. Y es una cinta muy bien interpretada. Todo el reparto fun­ciona como un re­loj dando vida a unos personajes que, en el fondo -ya lo he dicho-, son absolutamente an­tipáticos.

La gran estafa tiene más de un punto en común con El lobo de Wall Street, las dos hablan de la codicia, de per­sonajes amorales en entornos sórdidos (infinitamente más sórdida la película de Scorsese), las dos tie­nen su punto fuerte en los actores (en el actor, en el caso de El lobo, y en el reparto en el caso de La gran es­tafa) y las dos están sobrevaloradas. Pero, entre las dos, me quedo con La gran estafa americana, una pelí­cu­la con más historia, más evolución de los personajes, menos chillona y alargada.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Linus Sandgren
  • Montaje: Alan Baumgarten
  • Música: Danny Elfman
  • Duración: 138 m.
  • Distribuidora: Tripictures
  • Público adecuado: +18 años (XD)
  • Estreno en España: 31.1.2014

EE.UU. (American hustle), 2013.