La guerra de las corrientes: Tensión alterna y continua

Corriente alterna (CA) o corriente continua (CC). Es el ser no ser de esta notable película que, como la disputa técnica y empresarial que cuenta, ha tenido una trayectoria fílmica azarosa muy seguida en la industria del cine y los medios especializados en ella que contaremos más adelante.

Dos personajes se enfrentan para hacerse con la electrificación de un país enorme. Son el inventor Thomas Alva Edison (1847-1931), que defiende la CC, y el empresario George Westinghouse (1846-1914), que cuenta con el inventor Nikola Tesla (1956-1943) que defiende la CA. Las respectivas compañías, General Electric y Westinghouse Electric, lucharán para demostrar que su sistema es más eficaz y rentable.

La batalla tiene su momento álgido en la Exposición Mundial de Chicago celebrada en 1893 para conmemorar la llegada de Colón a América.

Edison-Westinghouse-Tesla es un conflicto muy interesante al que se suman las esposas de los dos primeros, dos mujeres de talento que intervendrán decisivamente en los negocios familiares. Había un riesgo evidente en la película: que el espectador sin conocimientos técnicos sobre voltaje, transformadores, generadores y motores se perdiese o se viese expuesto a esas terribles explicaciones a las que nos tienen acostumbrados ciertas películas didácticas. Otro riesgo, menor pero muy peligroso, era no acotar suficientemente el conflicto de relación o excederse en el antagonismo, queriendo abarcar demasiados asuntos que abrumarían al espectador.

El norteamericano Alfonso Gomez-Rejon afrontó el guion de Michael Mitnik con audacia y buen pulso, con un gran director de fotografía y un equipo de arte muy competente. Lo que no podía prever era que, en mitad de la producción, la película iba a caer en manos de Harvey Weinstein, envuelto en problemas muy graves que iban a explotar de manera terrible. La película llegaba a un productor con fama de intervenir drásticamente en las películas de su propiedad. Y llegaba en un momento en el que Weinstein empezaba a enfrentarse a denuncias que iban a tener gravísimas consecuencias, entre ellas la quiebra de la compañía.

Una azarosa producción

La historia de la producción de esta película podría dar para hacer una película. Les resumo. En 2012, Bazelevs, la compañía del ruso de origen kazajo Timur Bekmambetov, se hace con los derechos sobre el guion escrito por Michael Mitnik. La idea era que Bekmambetov dirigiese. El estrafalario director de Abraham Lincoln, cazador de vampiros siempre tuvo pasión por los asuntos eléctricos por tradición familiar (su padre había dirigido centrales eléctricas).

Más adelante, The Weinstein Company compra a Timur Bekmambetov el proyecto y contrata al director Alfonso Gomez-Rejon (Laredo, Texas, 1972). Se trata de un experimentado profesional formado en la Universidad de Nueva York y en el American Film Institute.

Gomez-Rejon había sido asistente de Martin Scorsese (Casino), Nora Ephron (Tienes un e-mail) y Alejandro González Iñárritu (21 gramos). Más adelante fue director de segunda unidad con Nora Ephron (Embrujada, Combinación ganadora, Julie y Julia), Iñárritu (Babel), Kevin Macdonald (La sombra del poder, La Legión del Águila), Ryan Murphy (Come, reza, ama) y Ben Affleck (Argo).

Por tanto, un realizador muy experimentado en producciones de todo tipo, incluyendo películas de alto presupuesto y también algunas muy bien valoradas por la crítica.

[…] 

Cine Pensado 2020El estudio crítico completo de esta película se encuentra en el libro Cine Pensado 2020, que puedes adquirir en este enlace:

Ficha Técnica

  • Fotografía: Chung Chung-hoon
  • Montaje: Justin Krohn, David Trachtenberg
  • Música: Danny Bensi, Saunder Jurriaans
  • Duración: 103 min.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: Flins y Pinículas
  • EE.UU. (The Current War), 2017
  • Estreno: 10.1.2020
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor