La guerra de los botones

Barratier repite en su tercer largometraje la fórmula de melodrama interpretado por infantes

La guerra de los botones: La estela de Los chicos del coro

El estreno de la tercera película de Chris­to­phe Ba­rratier ha estado envuelto en Francia por una cu­riosa polémica. Basada en la famosa no­vela de Louis Pergaud -de nombre homónimo-, la cadena de televisión pública TF1 y Canal + decidieron ha­cer una adaptación de la misma con diferentes di­rectores. Parece ser que cuando se dieron cuenta de la coincidencia era ya dema­sia­do tarde y pro­siguieron cada cual con su proyec­to. Es curioso observar cómo a finales de septiem­bre en las lis­tas de recaudación del país galo apa­recían dos lar­gometrajes que compartían argu­mento: La gue­rre des boutons, de Yann Sa­muell (Quiéreme si te atreves), y La nouvelle guerre des boutons, de Christophe Barratier.

Con una taquilla muy similar -con una diferen­cia de menos de un millón de euros-, la gran di­vergencia de las dos propuestas estriba en la épo­ca en la que se ambientan. Mientras que la ver­sión de Samuell se mantiene fiel a la adapta­ción de 1961 que recreaba la campiña de dicho pe­riodo, el director de Los chicos del coro tras­lada la acción a la Francia ocupada, concreta­mente al año 1944. Así crea una doble trama en la que se mantiene la clásica rivalidad entre los niños de dos pueblos vecinos y se suma la lucha silencio­sa de los adultos de la localidad frente a la ame­naza nazi.

- Anuncio -

Con un reparto de lujo encabezado por Gui­llau­me Canet (El caso Farewell, Sólo una noche), Lae­titia Casta (Astérix y Obélix contra César) y Kad Merad (Bienvenidos al norte, El pequeño Ni­co­lás), La guerra de los botones lleva al extremo la tendencia melodramática de su director: un uso abusivo de la banda sonora melódica, un afán por las tramas lacrimógenas, un simpático ni­ño encargado de la parte cómica, etc.

La propuesta de Barratier se mueve, una vez más, dentro de lo que podríamos calificar como ci­ne de la nostalgia. No sólo porque todos sus films transcurran en la década de los 30 y 40, si­no también por su enfoque sobre la in­fancia y el uso de una moraleja simplona como resultado de la poca profundidad psicológica de lo relatado.

Amena y graciosa, La guerra de los botones sería mucho más interesante si se hubiera cen­trado de una forma menos superficial en el tra­ta­miento de la resistencia francesa y no hubie­ra in­cidido tan­­to en las imposturas del peque­ño Gi­bus, un ni­­ño adorable pero también muy for­zado.

LA NOUVELLE GUERRE DES BOUTONS, 2011 País: Francia Dirección: Christophe Barratier Guión: S. Keller, C. Barratier, T. Langmann Fotografía: Jean Poisson Montaje: Yves Deschamps, Anne-Sophie Bion Música: Philippe Rombi Intérpretes: Guillaume Canet, Laetitia Casta, Kad Merad, Gérard Jugnot, Jean Texir 100 m. +12 años Distribuidora: Alta Estreno: 11.11.2011