La hamaca paraguaya: Máximo se fue a la guerra

Paz Encina (Asunción, 1971) debuta con un largometraje rodado en guaraní, la lengua indígena que hablaban los nativos del país sudamericano antes de la llegada de los conquistadores españoles, y que aún habla el 60 % de los paraguayos. La hamaca paraguaya, presente en la sección “»Una cierta mirada”» del Festival de Cannes de 2006 se llevó el premio de la Fipresci. Hacía 40 años que no se rodaba en 35 mm en Paraguay.

Encina es de esa escuela de realizadores que intentan transmitir mucho con muy poco, y lo deja muy claro en su primer filme. La hamaca paraguaya es una película minimalista hasta el extremo, tanto en su puesta en escena como en su realización, con muchos interesantes aspectos formales a destacar, que sin embargo no puede calificarse de redonda por estar consagrada en demasía a su faceta experimental.

- Anuncio -

Entre sus mayores virtudes se encuentran la sabiduría y la originalidad de la directora en el manejo del tiempo cinematográfico y la habilidad para capturar la identidad de un pueblo casi desconocido en poquísimos planos. En el deber apuntamos la falta de profundidad, sobre todo en los momentos en los que el relato alcanza un punto más dramático, que demandan menos esteticismo y más sensibilidad.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Willi Behnisch
  • Montaje: Miguel Schverdfinger
  • Música: Óscar Cardozo Ocampo
  • Duración: 78 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Distribuidora: Wanda
  • Paraguay (Hamaca paraguaya), 2006
  • Estreno: 15.6.2007
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete