Inicio Críticas películas La historia del camello que llora

La historia del camello que llora

La historia del camello que llora: Desierto inhóspito

La historia del camello que llora se ha convertido en el documental más visto en las salas cinematográficas europeas. Un hecho que se torna mucho más interesante si consideramos que el tema es, en principio, bastante árido para el público occidental. Ambientado en el desierto de Gobi (Mongolia) explora la vida de una familia de nómadas en el periodo de alumbramiento de los camellos. La desgracia se hace presente cuando la madre de un precioso camello blanco repudia a su cría y le priva del alimento necesario para sobrevivir. Los nómadas tendrán que recurrir a un ritual ancestral para conseguir que la camella vuelva a querer a su hijo.

La mongolesa Davaa y el italiano Falorni, ambos de 33 años, firman y dirigen un proyecto largamente anhelado por la primera, nieta de nómadas y fascinada en su infancia por esos ritos ancestrales. Ambos realizadores se conocieron en la Escuela de Cine de Munich, que ha producido este filme en asociación con HINKFilm y National Geographic World Films. Grandes admiradores de los trabajos de Robert Flaherty, han construido un documental dramático en la línea de Nanook, el esquimal, mezclando secuencias no planificadas (en función de la sucesión de acontecimientos y de los fenómenos atmosféricos) y recreaciones de la vida cotidiana de la familia protagonista (compuesta por cuatro generaciones).

- Anuncio -

La historia del camello que llora resulta especialmente atractiva por la extrañeza que provoca, no sólo por el inhóspito y bello paisaje, sino también por el estilo de vida casi extinto. De hecho, fue muy difícil encontrar una familia multigeneracional, tanto por la progresiva modernización social y el éxodo rural, como por la necesidad de separarse en núcleos más pequeños para encontrar alimentos en otras zonas.

Documental bello y mágico, dotado de una sensible fotografía en súper 16 mm., pero descompensado por la excesiva duración de algunas secuencias (la idea inicial tenía la TV como destino, con 60 minutos de duración), o por los picos descendentes de la narración. Seleccionado por Mongolia para los Oscar, ganó un Globo de Oro en 2003.


La historia del camello que llora (Ingen Numsil – Die Geschichte vom weinenden Kamel, 2003)

País: Mongolia/Alemania Dirección y guión: Byambasuren Davaa, Luigi Falorni Fotografía: Luigi Falorni Montaje: Anja Pohl Música: Marcel Lens, Marc Riedinger, Choigiw Sangidorj Distribuidora: Karma

Laura Montero Plata
Laura Montero Plata
Doctora en Historia del Cine, Animación Japonesa y Cines de Asia Oriental