La jungla 4.0


Dirección: Len Wiseman Guión: Mark Bomback Fotografía: Simon Duggan Montaje: Nicolas de Toth Música: Marco Beltrami Intérpretes: Bruce Willis, Timothy Olyphant, Maggie Q, Justin Long, Cliff Curtis Duración: 130 m. Público adecuado: Jóvenes Distribuidora: Fox

EE.UU., 2007. Estreno en España: 07.09.2007

Willis y el terrorismo virtual

Corría el lejano año 1988 y Bruce Willis, al que todavía le quedaba pelo, veía despegar su ya larga carrera profesional gracias a La jungla de cristal. Willis interpretaba en esta entretenidísima película de acción al agente John McClane, un policía socarrón, hábil y extremadamente duro que, tras esta fachada, escondía además un entregado marido y padre de familia. Vamos, un auténtico héroe. La película, que se convirtió pronto en un éxito en taquilla, tuvo dos aceptables secuelas, la última de 1995.

Diez años después se estrena La jungla 4.0. los tiempos han cambiado, y ahora el agente McClane tendrá que enfrentarse a un sofisticadísimo ataque informático que pone en peligro la supervivencia de toda la nación americana: sí, co­mo lo oyen. Todo en La jungla 4.0 es desorbitado: la inteligencia de los hackers, los peligros de que se caiga el sistema, las evacuaciones de edificios y, sobre todo, la suerte de Wi­llis, que consigue sobrevivir -perdón si he contado el final- a un par de explosiones con bom­bas, una persecución en helicóptero, un ataque masivo con gas, un mega-accidente de tráfico en el que chocan en un túnel todos los coches de los ocho carriles de una autopista, y la embestida de un caza que le dispara con misiles. Increíble, sí, pe­ro si uno prescinde de que lo que le es­tán contando es absolutamente invero­símil queda una película de acción espectacular, bastante entretenida (aunque como suele ser habitual no hubiera sufrido con un tijeretazo de 20 minutos), y con una intriga razonablemente conseguida.

Más escaso resulta el dibujo del personaje de McClane, que sin duda ha perdido fuerza en el viaje de las cuatro películas y se ha convertido en un héroe más escéptico, a pesar de que en la trama vuelve a aparecer el perfil familiar del policía (ahora sólo en su papel de padre, porque a la mujer la perdió en una de las secuelas, no recuerdo cual). Con todo hay momentos logrados, especialmente cuando la cinta refleja el contraste entre el poli-carca y el hacker-cerebrín.

- Advertisement -