La legión del águila

0
742
La legión del águila

Macdonald rueda una película histórica que demuestra que el cine y la épica hacen buena pareja.

The Eagle, 2011 País: EE.UU./Reino Unido Dirección: Kevin Macdonald Guión: Jeremy Brock  Fotografía: Anthony Dod Mantle Montaje: Justine Wright Música: Atli Örvarsson Intérpretes: Channing Tatum, Donald Sutherland, Jamie Bell, Mark Strong 120 m. +12 años (violencia) Distribuidora: Universal Estreno: 8.4.2011

Cine de romanos

Britania, siglo II después de Jesucristo, un joven soldado romano, Marco Aquila, se dis­pone a recuperar el emblema de la No­ve­na Legión -una cabeza de águila dora­da- y res­taurar, de paso, el honor de su fa­milia.

Kevin Macdonald ha demostrado ser un rea­lizador con capacidad de abordar gé­neros muy distintos. Ganó un Oscar al me­jor do­cumen­tal en el año 2000 por Un día de sep­tiembre; rodó un intenso y duro bio­pic por el que Fo­rest Whitaker ganó el Oscar al mejor actor (El último rey de Es­cocia); des­pués dirigió un interesante thri­ller, La som­bra del poder, con Rusell Cro­we y Ben Affleck; y ahora, con La legión del águila, adap­ta a la gran pantalla una novela histórica juvenil -El águila de la No­vena Legión- publi­cada por Rosemary Sut­cliff en 1954.

Rodar un peplum en pleno siglo XXI es arries­gado, máxime cuando se trata de una pe­lícula masculina 100% (no hay ningún per­sonaje femenino) y con una única tra­ma. Es decir, no estamos ante una pelí­cula de romanos con una historia de amor como te­lón de fondo y un par de sub­tramas de intri­gas palaciegas. Nada de eso. Un conflicto épi­co sencillo, de pérdida del honor militar, dos personajes, un ro­mano y su esclavo, y una larga persecución. Lo curioso es que, sin ser una pelícu­la brillante, la cinta entre­tiene. En el fon­do, es una demostración de que la épica y el cine casan bien, que for­man buena pareja.

Como ocurre en el resto de sus películas, el escocés Macdonald tiene un buen sen­tido del ritmo en la narración. La puesta en es­cena remite al cine clásico, es­tá al servicio del argumento, sin alardes de estilo y sin estridencias. El diseño de pro­ducción y la caracterización son correc­tos. En la foto es­tá el inglés Dod Man­tle (Slumdog millionai­­re, Millones, Dog­vi­lle) y eso es siempre una garantía. Cha­nning Tatum defiende bien su personaje, aun­que queda patente que Jamie Bell es me­jor actor que él.