Inicio Críticas películas La mala educación

La mala educación

Almodóvar parece haber perdido la frescura y sustancialidad de sus últimos filmes

La mala educación, de Pedro Almodóvar

La mala educación: Frenazo y marcha atrás

Después de triunfar con Todo sobre mi madre y Hable con ella, en La ma­la educación Pedro Almodóvar, a sus 52 años, extrema su atormentada visión de la homosexualidad al paso que denuncia los casos de pederastia entre sacerdotes católicos. Precisamente los dos protagonistas de la película, Ignacio y Enrique, ambos gays, sufrieron en su infancia el acoso sexual del padre Mano­lo, profesor de literatura y director del colegio donde estudiaron. Los tres personajes vuelven a reencontrarse dos veces más, a finales de los años 70 y después en los 80, en un sórdido clima de venganza, pasión y autodestrucción.

Quizá para promocionar su película a través de la polémica, Pedro Almodóvar ha insistido en su denuncia a los sacerdotes pederastas y la Iglesia católica en general, sobre todo a su doc­trina moral. Sin embargo, estos temas son marginales en la película y además están envueltos en un halo de irrealidad que desactiva su posible mala uva. Es difícil creerse al angustiado cura pederasta, y mucho menos a su brutal lugarteniente, un cura gordo capaz de matar de un golpe con la profesionalidad de Frank Nitty. Además sus casos, como el de los demás personajes, se mantienen siempre dentro del submundo gay, dibujado con unos trazos extremadamente melodramáticos y no demasiado favorecedores. Sólo se sale de esa estricta ley del deseo el personaje de Javier Cámara, el más divertido y entrañable, junto con los de la madre y la tía del protagonista.

En cualquier caso, ese radical tono de cule­brón se traduce en varias escenas sexuales muy groseras y en una artificiosa puesta en escena espesa y aburrida. En este sentido, Almodóvar parece haber perdido la frescura y sustancialidad de sus últimos filmes, y aquí su cámara se hace notar demasiado, permite muchos excesos gestuales en las interpretaciones, se apoya demasiado en la música de Alberto Iglesias, y alarga hasta lo grotesco sus homenajes al cine negro, a la comedia clásica y a los espectáculos de variedades más casposos. Queda así una película desequilibrada y nada entusiasmante, que enfatiza llamativamente los defectos habituales de Almodóvar y sólo permite atisbar alguna de sus virtudes.

Ficha Técnica

  • Fotografía: José Luis Alcaine
  • Montaje: José Salcedo
  • Música: Alberto Iglesias
  • País: España
  • Año: 2004
  • Distribuidora: Warner
  • Estreno en España: 19.03.2004

 

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Presidente del Círculo de Escritores Cinematográficos. Profesor Historia del Cine Animación
Salir de la versión móvil