La mancha humana: Pasada de vueltas

La mancha humana | El director y guionista Robert Benton, experto en conflictos de pareja como demostró en su oscarizada Kramer contra Kramer, dirige La mancha humana, que se presentó en el pasado Festival de San Sebastián y que ahora se estrena en nuestras pantallas. La película cuenta con la presencia de Nicole Kidman, Anthony Hopkins y Ed Harris, lo cual es sinónimo de un reparto inmejorable. No es, por tanto, por el lado artístico por donde puede hacer aguas esta inquietante película, basada en la novela del Pulizer Philip Roth.

Coleman Silk es un prestigioso profesor universitario americano, que en 1998 es injustamente acusado de racismo. Un tribunal académico le sanciona y él, víctima de la crispación tiene la tentación de tirar la casa por la ventana. En esto conoce a una chica que limpia casas y cuyo atractivo y sensualidad precipitan a Coleman por la pendiente de una relación erótica sin precedentes en su vida. Pero el exmarido de Faunia, un hombre trastornado, se convierte en una inesperada amenaza para la pareja. De todas formas, sin duda lo más importante es queColeman guarda un secreto desde la infancia que ha definido toda su existencia.

Esta historia, algo mórbida, quiere presentar la redención de un hombre y de su pasado a través de una relación sexual tan pasional como improbable. A pesar del fastuoso reparto, la película es confusa en el tratamiento de sus propuestas, insatisfactorias y ambiguas. Lo más interesante, que se refiere a la trama del secreto que Coleman guarda desde pequeño, se ve eclipsado por la fuerza erótica de la trama de Nicole Kidman, que desequilibra la historia hacia su lado más banal. Ahora, eso sí, la película está muy bien rodada, interpretada, iluminada, y por tener, tiene hasta una buena banda sonora. Pero ya saben, el guión es el guión.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Jean-Yves Escoffier
  • Montaje: Christopher Tellefsen
  • Música: Rachel Portman
  • País: EE.UU. / Alemania 
  • Año: 2003
  • Distribuidora: Columbia Tristar