La partícula de Dios: Vaya empanada…

La partícula de Dios. La película empieza con Ned Cruz, detective privado, brutalmente interrogado por tres policías. Ned les cuenta su último trabajo: en plena crisis de identidad se disponía a cambiar de profesión cuando un cliente, un ruso gigantesco recién salido de la cárcel, le obligó a buscar a su novia. La búsqueda le llevó de garito en garito hasta Nuevo México, dejando a su paso un reguero de cadáveres.

Voz en off, luces de neón por la ventana, un gigantesco exconvicto pide a un detective privado que le busque a la novia, ¿qué estamos viendo/leyendo? R.: Adiós, muñeca, de Chandler.

Si se moderniza la historia y le añades una aburridísima parafernalia sobre el Big Bang y la búsqueda de la partícula de Dios, y pretendes que todo ello es una metáfora de la existencia humana… has fabricado una gigantesca empanada difícil de manejar.

Tony Krantz ha descubierto, muy a su pesar, que la cosa no funcionaba: a pesar de un arranque aceptable y una fotografía cuidada, todo son discursos y situaciones tópicas, personajes estereotipados o absolutamente marcianos; ambientes sórdidos, erotismo barato. Claramente fallida, una pena.

Sinopsis:

Ned Cruz se plantea una variante de la pregunta del Big Bang: ¿qué hace él aquí, en Los Ángeles, entrometiéndose en las vidas secretas de otras personas? ¿Qué clase de mundo es este, donde es posible ganarse así la vida? Con esta sensación de culpa pesando sobre su cabeza, Cruz acepta un trabajo de un nuevo y extraño cliente: un ruso que está desesperado por encontrar a su novia, Lexi Persimmon.

En su búsqueda, el detective se cruza con una gran variedad de personajes, entre los que se incluyen una camarera con algo más que un interés pasajero por la cosmología, un físico nuclear cuya propia genialidad se convierte en una especie de cárcel, un excéntrico multimillonario que se ha gastado una fortuna en un colisionador de partículas con el que pretende encontrar el esquivo Bosón de Higgs (La Partícula de Dios) y la bella esposa del multimillonario, atrapada en un matrimonio sin amor. En la búsqueda de Lexi Persimmon, Cruz acaba encontrándose a sí mismo.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Shelly Johnson
  • Montaje: Fred Raskin
  • Música: Johnny Marr
  • Duración: 101 m.
  • Distribuidora: Paycom
  • Público adecuado: +18 años (VX)
  • Estreno en España: 16.4.2014

EE.UU. (The Big Bang), 2011. 

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.