La pequeña bruja: El maravilloso mundo de los hermanos Grimm

· La pequeña bruja cuenta con tan solo 127 años, es una adaptación de un libro de Otfried Preusler, quien enseña a las pequeñas a no tenerle miedo a las brujas.

Estamos en el mundo de los cuentos clásicos, un sitio atemporal no demasiado lejano -el siglo XIX-, con su aldea y su bosque. La protagonista es una joven bruja, solo tiene 127 años, y por ello no ha sido invitada a la asamblea nacional de brujas. Pero es joven e imprudente, así que se cuela en la fiesta y se mete en líos de los que saldrá con ayuda de su parlanchín cuervo Abraxas.

- Anuncio -

No estamos en el mundo de los Grimm sino en el de Otfried Preusler, que es su heredero directo. Sus cuentos son de sobra conocidos en el mundo de habla tudesca, mucho menos por aquí. La pequeña bruja fue una de sus primeras historias, escrita para enseñar a sus hijas que no debían tener miedo a las brujas. Durante mucho tiempo Preusler se negó a dejar filmar esta historia, temiendo que no supieran tratar bien a su querido personaje. Los productores Putzy Claussen se ganaron la confianza y la han merecido. Han realizado una adaptación notable, aunque el anciano escritor falleció sin haberla visto. Ahora bien, como es clásico en el cine infantil alemán, puede no entusiasmar al público de nuestras latitudes.

La película es ante todo un retrato de esta encantadora bruja; es un logro y ello es un mérito incontestable del guión y de la actriz Karoline Herfurth que le confiere los rasgos que el escritor quiso para ella: 127 años pero una jovencita; bruja pero de buen corazón; en conflicto consigo misma y con sus mayores, pero deseando hacer las cosas bien; en definitiva plantea el problema del bien y del mal.

A pesar de conserva algunos de los rasgos -lentitud expositiva, tendencia a dar demasiadas explicaciones, excesivo esquematismo- que suelen impedir el éxito del cine juvenil germano por estos lares, están atenuados; la película tiene un ritmo bastante ágil y se ve bien, la pequeña bruja puede con todo. Todo el diseño es encantador, inspirada en grabados e ilustraciones tradicionales que su público inmediato reconocerá fácilmente, no así el de aquí; los sus efectos especiales son limitados, aunque suficientes para su propósito.

En definitiva una película muy amable, con encanto, bastante familiar, pero con un gusto algo local.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Matthias Fleischer
  • Música: Diego Baldenweg
  • Montaje: Wolfgang Weigl
  • Duración: 103 min.
  • Público adecuado: +7 años
  • Distribuidora: Flins y Pinículas
  • Alemania (Die kleineHexe), 2018
  • Estreno: 19.10.2018
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.