La suerte de Emma: Un golpe del destino

Dos personas pertenecientes a mundos radicalmente distintos pero de existencias igualmente anodinas se conocen gracias a un accidente automovilístico: una es Max, un solitario vendedor de coches con una enfermedad terminal que acaba de robar una gran suma de dinero a su jefe para poder ir a morir tranquilamente a alguna playa de México.

La otra es Emma, una granjera al borde de la quiebra, casi resignada a vivir entre cerdos y gallinas hasta el final de sus días. Por circunstancias del azar, el coche de Max se estrella contra la propiedad de Emma

- Anuncio -

El planteamiento de la película deja poco lugar a imaginación y se tiene claro por dónde van a ir los tiros desde el principio. Y es que La suerte de Emma es una cinta muy previsible, pero no por ello desdeñable.

Unos actores que se encuentran cómodos en su papeles y un director de los que tienen muy presente la premisa de que tan importante es lo que cuentas como el cómo lo cuentas se encargan de mantener el interés hasta el final.

Dosificando bien las escenas puramente melodramáticas, Sven Taddicken (Hamburgo, 1974) consigue unos cuantos momentos genuinamente optimistas, originales e inspiradores, aunque pierde el tono al abordar asuntos tan serios como la eutanasia. Y es que el guión resulta excesivamente condescendiente y algo manipulador, especialmente en el desenlace.

La suerte de Emma adapta el best seller de la alemana Claudia Schreiber, editado en España con el título de La felicidad de Emma. A pesar de sus limitaciones evidentes, la cinta fue bien acogida en su paso por SanSebastián y ganó el premio del Público en el Festival de Sevilla.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Daniela Knapp
  • Montaje: Andreas Wodraschke
  • Música: Nicholas Hooper
  • Duración: 99 min.
  • Público adecuado: +18 años (SX-)
  • Distribuidora: Wandavision
  • Alemania (Emma’s Glück), 2006
  • Estreno: 13.7.2007
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete