La terminal

Dirección:Steven Spielberg Guión:Sacha Gervasi, Jeff Nathanson; basado en un argumento de Andrew Niccol Fotografía:Janusz Kaminski Montaje:Michael Kahn Música:John Williams  Intérpretes:Tom Hanks, Catherine Zeta-Jones, Stanley Tucci, Chi McBride, Diego Luna Distribuidora:UIP

EE.UU., 2004. Estreno en España: 10.09.2004

Toque Spielberg

- Anuncio -

Viktor Navorski viaja a Nueva York des­de un pequeño país del este de Eu­ropa. Un secreto empeño le ha hecho viajar, pero un golpe de Estado en su país na­tal le dejará bloqueado en el aeropuerto Ke­nnedy sin autorización para entrar en Es­ta­dos Unidos. Spielberg repite el tono de Atrá­pame si puedes en una comedia con regusto a los clásicos de Capra (especialmente esa maravilla llamada Mr. Deeds goes to town), con un guión francamente bueno en el que se nota la buena mano del neozelandés Andrew Niccol (Gattaca, El show de Tru­man, Simone), que no escribió el guión pero sí la historia. La fábula, inspirada en una historia real ocurrida en un aeropuerto francés, funciona bien y tiene momentos muy divertidos que esconden la ciencia cinematográfica de un maestro (valgan como ejemplos la primera entrevista entre el pasajero Hanks y el inspector de aduanas Tucci y los encuentros casuales entre la azafata Zeta-Jones y Na­vorski). El reparto cumple a la perfección y la puesta en escena es apabullante, cosa habitual en Spielberg, que ha rodado con exquisitez en el aeropuerto Mirabel de Montreal.

A sus 57 años, el director de E.T. vuelve sobre sus temas predilectos (el apego al padre, la pérdida, la importancia de la familia, la fuerza del amor como motor vital), demostrando que su varita mágica es capaz de domar las historias para llevarlas a su terreno emocional. Hanks explota su reconocida vis cómica que, ciertamente, no precisaba de tantos tics tipo Forrest Gump. Le acompañan unos extraordinarios Tucci y Zeta-Jones. La película no ha despertado especial entusiasmo en Venecia, donde ha sido la elegida para inaugurar la Mostra. Tengo que reconocer que a mí me ha ocurrido lo mismo que al público del Lido: la película gusta pero no encanta, a la historia le falta intensidad.

Alberto Fijo
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor