La tropa de trapo en el país donde siempre brilla el sol: Peluches sin complejos

La tropa de trapo es la primera película española de animación en 3D estereoscópico pensada para un público de entre 3 y 7 años. Una historia simple, en un escenario simple, con unos diálogos simples. No son juguetes, son peluches. Pero también saben moverse en las tres dimensiones. ¿Un Toy Story adaptado a los más pequeños? Lamentablemente, si comparamos tropas, la de trapo deja mucho que desear. En el aspecto técnico, me da la sensación de que el 3D es un simple reclamo: salvo un par de escenas en las que se integra en la historia, el resto del tiempo es perfectamente prescindible.

Por otro lado, el guión se reduce al estribillo moralizante del siglo XXI: inculcar el respeto a la diversidad y el querer a los amigos tal y como son. Esta panda no sabemos de dónde ha salido, ni a dónde se dirige; es como una especie de comuna hippie que vive en una cabaña y se dedica a jugar todo el día. ¿Simpático? Sí, pero también algo chocante el hecho de que no haya referencias a la familia, cuando un niño de 3 años es prácticamente la única noción de realidad que tiene.

Pero, en fin, si logra que los más pequeños aguanten en el cine más tiempo del que tardan en comerse las palomitas, parte del mérito ya está adjudicado.

▲ El rebaño de ovejas pijas.

▼ El estribillo moralizante del guión.

Ficha Técnica

  • Montaje: Guillermo Represa
  • Música: Zeltia Montes
  • Duración: 76 min.
  • Público adecuado: Todos
  • Distribuidora: Alta
  • España, 2010
  • Estreno: 29.10.2010
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año