La vida sin Grace: Mejor guión en Sundance

La vida sin Grace | Grace se ha ido. Estaba casada con Stanley, con el que había tenido dos hijas, Heidi de 11 años y Dawn de 8. Grace era sargento del ejército norteamericano y ha fallecido en combate, destinada en Irak. Ahora Stanley, empleado de un supermercado de bricolaje después de abandonar forzosamente el ejército por su mio­pía, tiene que comunicar a sus hijas la muerte de su madre y no se siente capaz.

Dos premios en Sundance (guión original y película preferida del público) y otro en el Festival de cine norteamericano de Deauvi­lle (de la crítica) ha recibido esta sensible y emocionante opera prima de James C. Strou­se, protagonizada por un excelente John Cusack.

No es una película entre tantas recientes que cuestionan la moralidad de la intervención y la permanencia norteamericana en Irak, sino una road movie sobre un padre que viaja con sus hijas desde Illi­nois hasta Florida para darse y darles tiempo antes de asumir que Grace se ha ido.

Al ritmo de la hermosa música compuesta por Clint East­wood (el tema y el tratamiento de la historia que hace la película le van como anillo al dedo al polifacético), Strouse cuenta una historia intimista y emotiva sobre la vida y la muerte, sobre aquello tan universal -y con frecuencia banalizado por el cine- de que se muere como se vive. La sen­cilla realización, sin extravagancias, deja el protagonismo a un reparto muy concentrado en lo que está haciendo porque sabe que tiene un guión poderoso pero también peligroso.

Los impactantes registros interpretativos ayudan a entender que a los actores hay que dirigirlos para obtener el tempo y la intensidad adecuada para que lo que se cuenta -especialmente si es un drama cargado de emociones- no se malogre y termine siendo una TV movie lacrimógena. Es el ca­so de Cusack (Evanston, Illinois, 1966), que en otras muchas películas está pasado de vueltas y falto de un director que lo me­ta en cintura para impedir un carnaval de muecas. El protagonista de Alta fidelidad se de­ja mirar por el espectador con un dominio de la situación muy notable. La composición del personaje de la hija mayor, tan parecida a su padre, es magnífica, y la manera de interpretarlo de la pequeña y primeriza actriz Shélan O’Keefe es portentosa.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Grace Is Gone, 2007)
  • Fotografía: Jean-Louis Bompoint
  • Montaje: Joe Klotz
  • Música: Clint Eastwood
  • Duración: 90 m. Jóvenes
  • Distribuidora: Notro
  • Estreno: 13.VI.2008
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor