La vida y nada más: Un español triunfa en los Spirit

«Siempre he estado interesado en las historias sobre el día a día que me hacen cues­tionar mi posición para mostrar realidades que me son absolutamente ajenas», declara Antonio Méndez Esparza, el director de La vida y nada más. Con su segundo largometraje, el realizador madrileño afincado en Estados Unidos insiste en un cine que se afana en el camino difícil: la creación de películas que también sirvan co­mo instrumento de conocimiento. Se trata por tanto de una propuesta neorrealista.

El filme ha sido galardonado con el premio más importante del cine independiente norteamericano. La noche del 25 de febrero de 2018, víspera de los premios Oscar, en la playa de Santa Mónica se reunieron muchas de las estrellas que al día siguiente parti­ci­parían del mayor evento de la industria cinematográfica. Sin embargo, en los Spirit Awards ni el posado, ni el vestuario muestran la vanidad del glamour. Sobra el smoking y el estilismo recargado. Se trata de unos premios indie, etiqueta asumida por un puña­do de creadores todavía famosos –Jarmusch, los hermanos Coen, Lynch-, otros olvidados –Hartley, Rudolph, DiCillo-, que insuflaron cierta energía en el fosilizado panorama del ci­ne americano de los ochenta.

Cine indie

Los Spirit representan quizás el último reducto de un movimiento tal vez superado. El Festival de Sundance, otrora punta de lanza, se ha convertido en un evento burgués. Por otra parte, aquellos directores que encabezaron el movimiento se han visto obligados a integrarse de alguna manera en la industria que vio con buenos ojos la creación de sellos independientes asociados a las grandes productoras para abarcar proyectos de me­nor presupuesto, pero sujetos por su estrategia comercial. El tiempo demostró que la tan alabada revolución del indie quizá no fue más que un recurso de marketing.

Las raíces del cine americano verdaderamente independiente habría que buscarlas en otras tradiciones que las del Festival de Utah. En ese contexto de crisis del modelo del cine independiente norteamericano, los Spirit mantienen un cierto equilibrio entre el mercado y la radicalidad. Para los proyectos más mohicanos quedan galardones como el John Cassavetes Award, un premio que destaca las producciones de menos de 500.000 dólares que resaltan por su potencia fílmica. La nómina de ganadores es espectacular y denota la clave prospectiva con la que el jurado juzga las películas seleccionadas.

Se podría decir que el John Cassavetes es un premio muy influyente por la capacidad que tiene de señalar el cine que viene. En 1999 lo ganó una película que cambió la narrativa -no sólo cinematográfica, sino audiovisual-. The Blair Witch Project (El proyecto de la bruja de Blair, 1999) supuso la entronización del subgénero del metraje encontrado que dominaría la producción terrorífica en las décadas siguientes; además, marcó el gi­ro del documental televisivo hacía una telerrealidad más ficcionada. Seguirían The Station Agent (Vías cruzadas, 2003), obra maestra de Tom McCarthy, que ganaría el Oscar do­ce años más tarde con Spotlight, y una película –Humpday (2006)- manifiesto de un nue­vo movimiento, el mumblecore, o cine de bajo presupuesto inscrito en la dramedia que funciona como respuesta a la saturación audiovisual recalentada.

Y la noche del 25 de febrero, la voz de Robert Pattinson anunció que el premio cuyo nombre pertenece al del vate del cine indie había recaído en una oscura película españo­la, que no solo muy poca gente había visto sino que aún no se había estrenado en EE.UU. La vida y nada más, además, tenía otra nominación que no consiguió, pero que sin embargo mostraba una gran fuerza simbólica. Regina Williams, la intérprete no pro­fe­sio­nal que protagoniza la cinta, compartió nominación a mejor actriz con luminarias de la talla de Frances McDormand, Margot Robbie, Saoirse Ronan y Salma Hayek. Por la densidad de la propuesta y la calidad del premio, se puede decir que Life & Nothing Mo­re es la película española más importante de 2017 y quizá una de las diez más nota­bles en lo que llevamos de década.

[…]

Cine Pensado 2017El estudio crítico completo de esta película se encuentra en el libro Cine Pensado 2017, que puedes adquirir en este enlace:

Ficha Técnica

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año