Ladrones de mentes: Snipes, mamporrero

Ladrones de mentes | Un traumatizado excombatiente en fase de recuperación queda con su novia policía en una cafetería. Mientras la espera, es secuestrado por unos delincuentes que le confunden con un agente de la CIA. La cosa se complica aún más cuando le inyectan una droga perversísima que le convierte en un juguete dócil en manos de sus captores. Para completar el panorama la droga provoca la muerte del consumidor si no se toma un antídoto…

Con la dirección de David Carson, más conocido por su trabajo para la televisión que por sus incursiones en el cine con títulos como Star Trek: La próxima generación (1994), esta película de acción tiene un planteamiento prometedor que se dilapida en un guión con muy poco peso, con situaciones mil veces vistas. La cámara se mueve rápido y las secuencias están bien rodadas y montadas pero hay muy poco que contar. Snipes sigue cavando su tumba como actor, empeñado en papeles esquemáticos.

Sinopsis: Un excombatiente que participó en la guerra de los Balcanes decide casarse con su novia Amy, que es policía. Cuando está a punto de pedirle matrimonio, unos narcotraficantes lo secuestran por error y le inyectan una droga mortal que hace que crea todo lo que se le diga y que resurjan en él los fantasmas del pasado. Tanto Amy como el propio FBI intentarán al mismo tiempo rescatarlo e impedir que la droga sea vendida. El problema consiste en que los traficantes son los únicos que cuentan con el antídoto que puede salvarle la vida.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Unstoppable, 2005)
  • Fotografía: Victor Goss, Ward Russel
  • Montaje: David y Alain Jakubovic
  • Música: Louis Febre
  • Distribuidora: Filmax
Reseña Panorama
s
Ana Sánchez-Jáuregui
Directora de Marketing en Universitat Internacional de Catalunya