Largo domingo de noviazgo: «Amélie» Tautou

Nunca hay que perder la esperanza, o eso es al menos lo que nos intenta hacer ver Jean-Pierre Jeunet con esta pe­lícula en la que vuelve a contar con Audrey Tautou (Amélie) como centro de todas las miradas. La chica de los ojos grandes busca con tesón a su prometido Manech, desaparecido tras la I GM, después de haber sido sometido a un consejo de guerra que le habría enviado a una muerte se­gura. Pero Mathilde, que sufre cojera por la polio, no se desanima y confía ciegamente en encontrar a Manech.

Una vez más, la fórmula JeunetTautou funciona, a pesar de que la joven actriz corre el riesgo de quedar atrapada de por vida en el papel de Amélie (ingenua, idealista, romántica…). Jeunet, con Alien: Resurrección ya olvidada, se ha convertido en el gran maestro de las cosas pequeñas, sabe darle a cada instrumento un papel muy valioso y, con cierto toque de dulzura y sensibilidad, arranca sonrisas donde habita lo más desdichado.

Es difícil escribir sobre Largo domingo de noviazgo sin referirse a Amélie, no tanto por la historia sino por la atmósfera común que se respira en ambas películas, y en esto tienen mucho que ver Delbonnel, el director de fotografía, y Herve Schneid, el encargado de montaje, que han trabajado en los dos filmes. Largo domingo de noviazgo es una historia de amor, de amor a prueba de guerra, de tiempo, de puertas que se cierran.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Bruno Delbonnel
  • Música: Angelo Badalamenti
  • País: Francia
  • Año: 2004
  • Distribuidora: Warner
  • Estreno en España: 28.01.2005

Largo domingo de noviazgo (Un long dimanche de fiançailles)

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete