Las acacias: Un trozo de vida

Rubén es un camionero que recorre largas distancias transportando madera. Por orden de su jefe, Jacinta y su bebé le acompañarán hasta Buenos Aires. Pero no será un viaje como otro cualquiera.

El sonido es un elemento muy importante en el primer largometraje de Giorgelli, premiado con la Cámara de Oro en el Festival de Cannes. Llegado del mundo documental, el realizador cuida el audio con verdadero mimo.

El camión es el personaje secundario de esta historia, presente con el ruido del motor o simplemente aparcado en una esquina, fuera de foco. Es el puente entre dos personas que se reúnen de manera casual.

Estamos ante un cine más para observar que para ver, pausado, que invita al espectador a participar en algo tan corriente como un viaje. Hay algo que impulsa a intercambiar información. Ya sea la curiosidad, o el inconfeso alivio de sentirse acompañado cuando hay que recorrer miles de kilómetros. En ocasiones, la película recuerda a Una historia verdadera (1999) de David Lynch.

Los actores son el gran valor de Las acacias. Se suceden secuencias naturales, con miradas que transmiten todo. Se puede intuir lo que piensan. Quizá sea una situación familiar para muchos, por ejemplo, al coincidir con alguien que pregunta algo en un autobús y da pie a conversaciones amables que terminan pronto. Gente a la que seguramente no se vuelve a ver.

Esa es la experiencia en la que profundiza Giorgelli,  intentando diseccionarla e insertarla en un su relato. Falta información sobre los personajes, exactamente como ocurre en la vida real donde no se tienen certezas sobre las personas que te rodean.

Trabajar con niños en el cine, siempre se ha dicho, es complicado, pero la niña de cinco meses parece estar muy tranquila entre focos. Como dijo Giorgelli, «sólo tuve que tener paciencia y retratarla».

El montaje no pudo ser más doméstico: el realizador y su mujer lo hicieron en casa, con paciencia y cuidado, durante seis meses.

Una película pequeña puede crecer en los ojos del espectador. Y Las acacias pertenece a este tipo de producciones. 80 minutos de vida cotidiana que, además de en Cannes, gustaron a los jurados de Biarritz y Horizontes latinos en el Festival de San Sebastián.

Lo mejor: El juego de miradas.

Lo peor: El espectador medio puede considerarla lenta.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Diego Poleri
  • Montaje: María Astrauskas
  • Música: Martín Litmanovich
  • País: Argentina, España
  • Duración: 80 min.
  • Distribución: Festival
  • Público adecuado: +16 años
  • Fecha de estreno: 14 de octubre de 2011
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año