Las olas: ¿Un viaje a ninguna parte?

El primer largometraje de ficción del documentalista Alberto Morais sigue el viaje interior y exterior de Miguel, un recién viudo que decide reencontrarse con su pasado en los campos de concentración para republicanos de Argelès-sur-Mer, a bordo de su R-12.

Carlos Álvarez-Novoa encarna de forma convincente a un hombre viejo, cansado, y aquejado de narcolepsia y nostalgia, que busca reparar un daño sufrido hace más de sesenta años. En el viaje coincide accidentalmente con Blanca (Laia Marull), contrapunto suficiente para que él se abra y entienda que no está solo.

Las olas llega a muy pocas salas a pesar de que su estreno viene precedido por el San Jorge de Oro a la mejor película en el Festival Internacional de Cine de Moscú, el San Jorge de Plata al mejor actor, Carlos Álvarez-Novoa, y el FIPRESCI de la crítica internacional.

Las interpretaciones son contenidas, pobladas de silencios, sin apenas música, de pensamientos que no se exteriorizan por expresa intención del director, cosa que ha sido difícil para los actores y que lo será también para el público, acostumbrado a leer la acción dramática en los sucesos y en los gestos de los protagonistas.

El espacio es un personaje más. Gris, pardo, como el vestuario de los actores, como las volutas del tabaco, como el interior de Miguel. Morais busca tratarlos con el respeto que ha aprendido de Pasolini, Rossellini y Erice. Espacios que quedan vacíos cuando pasan las personas, con planos fijos que se prolongan excesivamente, sin apenas movimiento de cámara, herencia del documental, que acaba haciendo traición al director.

A pesar de su voluntad de generar un movimiento interior bajo la impasibilidad, apenas hay arcos de transformación en los personajes o avance en la película. Existe un deseo de homenaje a los republicanos que estuvieron en los campos de concentración, un intento de compromiso moral, de cerrar heridas, pero la cadencia lenta y ese final abierto dejan el interrogante vital suspendido y la sensación de que para este viaje no hacían falta tantas alforjas.

▲ Unas interpretaciones convincentes.

▼ La exasperante longitud de los planos fijos y un final que no justifica la búsqueda.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Joan Benet
  • Montaje: Manel Barriere
  • Música: Adolfo Haro, Jesús Saavedra
  • País: España
  • Duración: 95 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Estreno: 13 enero 2012
Reseña Panorama
s
Cristina Abad
Periodista. Máster en Guion, Narrativa y Creatividad Audiovisual por la Universidad de Sevilla