· Le Mans ’66 | Estreno 15 de noviembre de 2019.
· En especial, es destacable el aspecto visual, con Le Mans adaptado para la época y coches legendarios, como el Ford GT junto a los Ferrari, Porsche, Alpines, etc.

Le Mans ’66: Shelby y Miles

Las 24 Horas de Le Mans de Steve McQueen; Grand Prix, de John Frankenheimer; o Rush, de Ron Howard. La carrera reina y el mundo del motor han sido objeto de películas a lo largo de la historia del cine pero Le Mans ’66 tiene la virtud de hacer muy atractivo el automovilismo a un público general gracias a una historia poderosa y épica, interpretada por dos grandes actores con mucha química, Matt Damon y Christian Bale.

James Mangold (El tren de las 3:10, En la cuerda floja, Logan) pilota el argumento del visionario diseñador americano Carroll Shelby y el intrépido piloto británico Ken Miles, que se enfrentaron juntos a los obstáculos corporativos, las leyes de la física y sus demonios personales para construir un revolucionario coche de carreras para Ford Motor Company y acabar con el dominio de los bólidos de Enzo Ferrari en las 24 Horas de Le Mans, en Francia, en 1966.

- Anuncio -

El largo metraje, 152 minutos, pasa como un bólido gracias a un rítmico guion firmado por los hermanos Butterworth que aúna el factor humano con la gran hazaña, una fotografía espléndida, montaje trepidante, diseño de producción y vestuario muy acordes a la época, y una banda sonora de rock que encaja a la perfección con los rugidos del motor.

Los conocedores del mundo del automovilismo echarán en falta algo más de rigor histórico, una mirada menos americana de los sucesos, menos maniquea de los Ford y los Ferrari. En este sentido, el filme ficciona y dramatiza los sucesos en la pista, la amistad entre los dos hombres y la relación conyugal y familiar pero la película gana en ritmo y riqueza, y transmite la pasión por las carreras incluso en quienes no la tienen, lo cual es meritorio.

En especial, es destacable el aspecto visual, con Le Mans adaptado para la época y coches legendarios, como el Ford GT -construido por Shelby y Miles, que resultó vencedor en ese circuito en cuatro ocasiones- junto a los Ferrari, Porsche, Alpines, etc.

Ver actuar a Christian Bale siempre es una delicia porque es el actor que más se compromete en sus interpretaciones, y aquí cumple sobradamente con el papel de un piloto genial, entregado e inasequible al desaliento. Matt Damon le da réplica con una actuación más medida pero muy acorde con un diseñador que tiene que elegir entre la lealtad a su amigo y la obligación de atender las ambiciones, torpezas y errores de la casa Ford. La relación de camaradería entre los dos está llena de matices y evoluciona con sus altibajos como una metáfora de la carrera.

Igualmente, la vida familiar, donde brilla Caitriona Balfe (Outlander), en el papel de esposa que sabe estar detrás de un gran hombre pero también delante, y el joven Noah Jupe -su hijo Peter-, que mirándose en el espejo de su padre se debate entre la decepción a la admiración. Deliciosa la secuencia del coche en la que Mollis Miles conduce a toda velocidad hasta sacarle toda la verdad a su esposo, o cuando se sienta burlona en el porche para «disfrutar» de la pelea entre los dos amigos.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Phedon Papamichael
  • Montaje: Andrew Buckland, Michael McCusker, Dirk Westervelt
  • Música: Marco Beltrami, Buck Sanderson
  • Duración: 152 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Distribuidora: Fox
  • EE.UU. (Ford v. Ferrari), 2019
  • Estreno: 15.11.2019
Reseña Panorama
s
Cristina Abad
Periodista. Máster en Guion, Narrativa y Creatividad Audiovisual por la Universidad de Sevilla