Le Quattro Volte: Sí pero no…

Comparar esta película documental Le Quattro Volte con el cine de Olmi (Cien clavos) me parece una simpleza. Frammartino ha rodado un documental de una pobreza exasperante, donde lo que más se echa en falta es un guión, una mirada, una antropología, un planteamiento cultural. Su intento es comprensible y respetable, pero me parece tonto obviar mi impresión al salir de la sala.

El relato que se plantea es inane, soporífero y tiene muy escaso interés en su reiteración, que algunos llamaran arriesgada. Lo dice alguien seducido por la belleza de otras muchas películas de documentalistas excepcionales. Un género no puede ser una patente de corso para dormir a las ovejas.

A pesar de todo, la película obtuvo tres nominaciones a los Premios David di Donatello y participó en la selección oficial de largometrajes a concurso en el BAFICI.

Sinopsis: Una visión poética de los ciclos de la vida y de la naturaleza, de las tradiciones olvidadas de un lugar fuera del tiempo. Una cinta de ciencia ficción sin efectos especiales, que acompaña al espectador a un mundo desconocido y mágico.

 

Arriba: Lo intenta.

Abajo: No le sale.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Andrea Locatelli
  • Música: Antonio Castrignano
  • País: Alemania, Italia, Suiza
  • Duración: 88 min.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: Alta
  • Estreno en España: 19 de agosto de 2011
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año