Leonard Cohen: I’m Your Man | Sentido y merecido homenaje

Los admiradores del cantautor y poeta canadiense Leonard Cohen (Montreal, 1934) están de enhorabuena. Este notable documental musical mezcla hábilmente materiales procedentes de cuatro fuentes: actuaciones de distintos músicos que aprecian la música de Cohen e interpretan algunas de sus canciones; declaraciones de algunos de esos músicos sobre Cohen; una larga entrevista a D. Leonard; material gráfico del archivo personal del artista.

La realizadora Lian Lunson, autora de un documental sobre Willie Nelson, aprovechó la celebración de dos conciertos-homenaje a Cohen celebrados en Brighton y Sidney bajo el título So Far for Beauty: An Evening of Leonard Cohen Songs. En las actuaciones -por aquello de ser claros y no marear- están el inglés Teddy Thompson y los demás: Thompson se marca una hechizadora versión de Tonight will be fine, que demuestra que lo mejor para recrear un clásico musical es olvidarse de las payasadas. El británico Antony, solista de Antony y los Johnson, teatrero como él solo, demuestra talento y sensibilidad. Rufus Wainwright se pasa cuatro pueblos con sus gazmoñerías y una escolar interpretación de Alleluiah. The Handsome Family pone oficio para no desmerecer con la estupenda Famous Blue Raincoat, pero la canción les viene grandísima.

- Anuncio -

Tower of Song suena mejor interpretada por Martha Wainwright que por U2: es un error cerrar el documental de esa manera, con la única intervención musical de un Cohen vocalmente desmejorado.

Al australiano Nick Cave le toca lidiar con la canción que da título a la película, I’m your man, y lo que hace es digno pero rutinario, sobre todo si se considera que el otro tema que le toca es nada menos que Suzanne. Las hermanas McGarrigle y la celebrada Beth Orton no desentonan pero tampoco entusiasman. Jarvis Cocker sabe ponerse en la onda para no estropear I Can’t Forget.

Los músicos son muy buenos y se nota la presencia en los coros de dos excelentes cantantes que han acompañado por muchos años a Cohen: Perla Batalla y Julie Christensen.

Parece que Wim Wenders ha declarado que esta película es el mejor documental musical que ha visto nunca. Me parece un calentamiento de boca, una desmesura. La magnética prosa poética de Cohen es lo mejor del documental, basta escuchar la conmovedora lectura del prólogo que escribió para la edición china de su libro Beatiful Losers. Sobran declaraciones que reiteran hasta la saciedad esa mitomanía ridícula de este tipo de pelis-homenaje. Y faltan canciones de Cohen cantadas por Cohen. La realización es correcta, sin especiales alardes. Los insertos de videos domésticos están bien hechos y el sonido es excelente.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU., 2005
  • Fotografía: John Pirozzi
  • Montaje: Mike Cahill
  • Música: Leonard Cohen
  • Distribuidora: Cameo
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor