Leonera: Maternidad entre rejas

Leonera | El quinto largometraje del bonaerense Pablo Trapero (Mundo grúa, Familia rodante) propone dilemas morales de una fuerza indudable: ¿Es lícito que una madre críe a su hijo recién nacido en la cárcel? ¿Hasta qué punto puede ser perjudicial para el niño crecer en un ambiente tan claustrofóbico y hostil? ¿Está la mujer preparada psicológicamente para soportar separarse por com­pleto del bebé que acaba de dar a luz du­rante su condena?
La traslación de todas esas preguntas a la gran pantalla está jalonada de una serie de claros aciertos y otros defectos no tan visibles que relegan a esta película a una instancia menor.

Encomiable es desde luego el esfuerzo de Trapero por distanciarse de la historia desde el primer minuto, en el que nos presenta a Julia Zárate (gran Martina Gusman), una mujer que aparece tumbada al lado de un cuerpo masculino desnudo, y que al poco es condenada a ingresar en prisión por haber cometido un crimen, intuimos que pasional, porque nunca llegamos a conocer las verdaderas circunstancias ni si ella es la culpable. Decisión sabia del director el no pedirnos que empaticemos o detestemos de buenas a primeras a la protagonista, algo que desvirtuaría la integridad de lo que realmente nos quiere contar. Porque lo que le interesa a Tra­pe­ro es que Julia está embarazada, que se verá obligada a tener a su hijo en la cárcel e inmediatamente surgirá un conflicto entre la fuerza de su instinto maternal y las circunstancias del encierro físico y psicológico que le toca vivir hasta cumplir su condena. Todo ello está rodado en base a un estilo introspectivo, con pla­nos muy medidos, eludiendo cualquier tipo de histrionismo, que contrasta con la intensidad dramática de lo que estamos viendo.

El esfuerzo del director por mantener la honestidad del re­lato queda un tan­to comprometido sin embargo por un guión repleto de situaciones carcelarias tan tópicas, estiradas y tediosas que el conjunto aca­ba perdiendo gran parte de su entidad. La mayo­ría de los personajes secundarios e historias paralelas tienen un interés muchísimo menor que el dilema maternal, al que por otra parte evita que caiga en convencionalismos los soberbios registros dramáticos de Martina Gusman, quien sonó hasta el último momento co­mo candidata al premio a la mejor actriz en la pasada edición del Festival de Cannes. El filme finalmente no se llevó ningún premio, lo que refleja su valía con exactitud: Leonera es una película merecedora de participar en tan prestigioso certamen, pero que se queda un escalón por debajo de aspirar a lo más grande.

Ficha Técnica

  • País: Argentina/Corea del Sur/Brasil, 2008
  • Fotografía: Guillermo Nieto
  • Montaje: Ezequiel Borovinsky, P. Trapero
  • Música: Intoxicados/Chango Spasiuk/Los Palmeras
  • Duración: 113 min.
  • Público adecuado: Adultos
  • Distribuidora: Alta
  • Estreno: 21.XI.2008
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete