Let’s get lost: Con ustedes, Chet Baker

Este año los amantes del cine y de la música estamos de suerte. A principios de abril llegó a nuestras pantallas -con dos añitos de retraso- Control. Un valioso biopic sobre Ian Curtis, líder de la banda Joy Division, dirigido por Anton Corbijn. Ahora podremos disfrutar del documental sobre Chet Baker Let’s get lost, dirigido por Bruce Weber y que llega con… 21 años de retraso. Sí, no me he equivocado. El documental se realizó en 1988. Aspiró al Oscar al mejor documental en 1989 y ganó ese mismo año el premio de la crítica en el festival de Venecia.

Bruce Weber, fotógrafo y director de cine, tenía intención de realizar una serie de fotografías al trompetista y vocalista de jazz, pero acabó por filmarle en sus momentos más personales, en su vida de­trás de las canciones. Como el citado Ian Cur­tis, Baker tuvo una vida tormentosa y un trágico desenlace suicida.

- Anuncio -

En el asiento trasero de un coche descapotable en marcha, en medio de dos chicas jóvenes, el aire acaricia la cara de Chet Baker. Como si fuera una graciosa tarjeta de San Valentín, parece que vaya a decir: “Perdámonos en este suave viaje. Mi amor está en venta”. Es un Chet Baker envejecido y demacrado por culpa de sus excesos con la droga, un hombre que parece haberlo visto ya todo en la vida y que no le importa tratar mal a la gente que le rodea.

La percepción cambia cuando se pone a cantar o a tocar la trompeta; lo que sale de su garganta o del metal es un sonido lleno de personalidad jazzística: melancolía, amor, ritmo, pasión. El fascinante documental de Weber cautiva por el tono humanista y respetuoso que mantiene a lo largo del metraje. El director admira a la figura que retrata, aunque no oculta nin­gún defecto o mal comportamiento en cámara.

Por otra parte, Let’s get lost es una fabulosa lección de jazz. Te explica el porqué de cada portada de los LP’s y las claves del estilo de Baker. Las anécdotas narradas por productores, compañeros, amigos, novias, esposa, hijos y madre de Chet Ba­ker son muy interesantes. Atención especial merecen las sesiones de grabación o la música interpretada en sesiones privadas. El gran montaje de Angela Corrao une pasado y presente a través de imágenes de archivo, películas y fotografías de esos primeros años del trompetista. Vi­sualmente la cinta es rica y variada, tanto que muchos consideran que es la mejor película que se ha hecho sobre un músico.

Natalia García Vilas

Ficha Técnica

  • País: EE.UU., 1988
  • Fotografía: Jeff Preiss
  • Montaje: Angela Corrao
  • Duración: 119 minutos
  • Público adecuado: Adultos
  • Distribuidora: Avalon
  • Estreno: 18.IX.2009
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor