Lo que arde: El espejo de Tarkovski

Oliver Laxe, con su tercera película, Lo que arde, presenta una obra despojada hasta el extremo de cualquier envoltorio convencional, recupera a los grandes maestros del cine, y consigue lo que muy pocos han alcanzado: hablar con el silencio, simplificar la narrativa, adentrar al espectador en el corazón de los personajes, y hacer brillar la sencillez.

Su galardón, entre otros, del jurado en la sección «Un Certain Regard» de Cannes, es una lógica consecuencia de esta propuesta, y le otorga la condición de rara avis dentro del cine español, y de gran esperanza patria en el escenario internacional.

- Anuncio -

El sello autoral

Oliver Laxe recorre el tortuoso pero insobornable camino del cine de autor. Y es que probablemente la característica más sobresaliente en la obra de Oliver Laxe es la falta de compromisos externos; en su cine interpela al espectador a plantearse interrogantes en lugar de hacerle degustar un plato servido de conflictos narrativos ya resueltos. Laxe ha sido fiel a su estilo, a su corta trayectoria, y no ha dudado en rodar con actores no profesionales, y abarcar una historia aparentemente pequeña y residual, la de un incendiario exconvicto que vuelve a su aldea de origen para convivir con su madre.

La línea autoral de Oliver Laxe ha seguido una línea claramente ascendente. Tras su ópera prima, Todos vosotros sois capitanes (2010), en la que empieza a domar los límites de la ficción y la realidad, Mimosas (2016) se presentó como una escalada mística en la que Laxe fue capaz de exportar el western al siglo XXI y al continente africano. Ya en esta película empezábamos a entrever lo que alumbrará después en Lo que arde: Laxe explota la sencillez hasta convertirla en belleza. Quizás en la cabeza de Laxe haya rondado esa misma pregunta que se formuló el gran maestro francés Truffaut: ¿Por qué hacer películas? El realizador francés insistía en «liberar al cine de la necesidad de contar una historia», porque «queda todo por hacer».

Si queda todo por hacer, queda por recorrer el camino que definitivamente aísle al cine como un arte independiente, mucho más próximo a terrenos poco explorados como la poesía o la psicología que a la narrativa o a la literatura en general. En esta línea, en Lo que arde observamos que Laxe se ha preocupado más por el retrato fidedigno de los personajes que de la historia que se narra, y más por reflejar las contradicciones y miserias de los personajes que las causas que justifican sus decisiones.

Y es este escenario inicial el que nos sirve para entrever que Oliver Laxe ha resucitado cierta forma de hacer cine, y que con nombres y apellidos nos lleva a abrir dos vías de análisis: el cine de Tarkovski y el neorrealismo italiano.

[…] 

Cine Pensado 2019 El estudio crítico completo de esta película se encuentra en el libro Cine Pensado 2019, que puedes adquirir en este enlace:

Ficha Técnica

  • Fotografía: Mauro Herce
  • Montaje: Cristóbal Fernández
  • Música: Xavi Font
  • Duración: 89 min.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: Numax
  • España (O que arde), 2019
  • Estreno: 11.10.2019
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete