Lo que queda de nosotras: Borrón y cuenta nueva

· Crítica de Lo que queda de nosotras | Estreno 8 de abril de 2021 en Movistar+.
· La cinta resulta ligera y amable a pesar de los mimbres que maneja, apostando por matizar muchas de las situaciones con una pátina de humor.

Con las óperas primas suele suceder dos cosas: o el director vuelca en ella todo su universo como si fuera lo último que va a rodar en su vida, o se trata de películas sencillas, manejables, que transitan por terreno seguro. Este último es el caso de Lo que queda de nosotras.

La directora canadiense Aisling Chin-Yee lleva a la pantalla una historia que arranca cuando una ilustradora de cuentos infantiles decide acoger en su casa a la viuda de su exmarido y a la hija de esta. Es una premisa sencilla, no especialmente prometedora, pero que puede dar juego si se sabe sacar partido. Mostrar la relación entre un grupo de personas de carácter opuesto que se ven obligadas a cohabitar, no es un tema muy original, pero sí efectivo, que hemos visto y disfrutado en todo tipo de géneros, desde westerns como La diligencia (1939) a comedias como La extraña pareja (1968).

Lo que queda de nosotras gira en torno a los problemas de convivencia entre dos mujeres muy dispares y cómo afectan sus desavenencias a sus respectivas hijas. De todas las formas en que se podría haber acometido el asunto, es el drama familiar el que predomina, pasando de puntillas por todas las demás contrariedades que una muerte cercana podría dar lugar. Temas como el duelo, el desahucio, la pérdida económica, solo aparecen en la medida en que afecta a la relación entre las protagonistas.

Aisling Chin-Yee domina la puesta en escena; pero, aunque las cuatro actrices principales están a buen nivel, no les saca todo el partido. Para ello debería haberse arriesgado más en el guion, que resulta en ocasiones un tanto superficial, y hacerlo más denso y con diálogos más ricos y mordaces. Se diría que los personajes están atados en corto, como si no se hubiera querido en una primera película llevar todos los conflictos hasta el extremo, quizás por eso solo dura ochenta minutos.

La cinta resulta ligera y amable a pesar de los mimbres que maneja, apostando por matizar muchas de las situaciones con una pátina de humor. Siendo en ocasiones demasiado condescendiente con los personajes femeninos, no así con los masculinos. La historia nunca llega a coger la velocidad ni la profundidad adecuada para despegar y que todo estalle para recomponerlo después como haría un buen drama clásico. Y cuando se produce un giro interesante y uno abriga la esperanza de que se traspase algún tipo de frontera narrativa, todo vuelve rápidamente a su cauce.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Daniel Grant
  • Montaje: Véronique Barbe, Aisling Chin-Yee
  • Diseño de producción: Thea Hollatz
  • Vestuario: Jenna Wright
  • Duración: 80 min.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: Movistar+
  • Canadá (The Rest of Us), 2019
  • Estreno: 8.4.2021
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Escritor de relatos de terror y misterio, y guionista de cine y televisión. Admirador de Ford, Kurosawa, Spielberg y Hitchcock, no necesariamente en este orden