Inicio Críticas películas Los amos de Dogtown

Los amos de Dogtown

Dirección: Catherine Hardwicke Guión: Stacy Peralta Fotografía: Elliot Davis Montaje: Nancy Richardson Música: Mark Mothersbaugh Intérpretes: Emile Hirsch, Victor Rasuk, John Robinson, Michael Angarano, Nikki Reed, Heath Ledger, Rebecca De Mornay, Johnny Knoxville, Melonie Diaz Distribuidora: Sony-Columbia

EE.UU., 2005. Estreno en España: 22.07.2005

Olas de cemento

- Anuncio -

Tres adolescentes de un barrio pobre de la localidad californiana de Ve­ni­ce, en Los Ángeles, comparten su afición por el surf extremo. En 1975, Stacy Peralta, Tony Alva y Jay Adams trasladan al skate lo que han aprendido en los rompientes de un mue­lle abandonado donde se juntan con unos tipos más mayores, dueños de una tienda de surf llamada Zephyr. Unas ruedas de un material muy adherente les permitirán patinar ver­ticalmente, surfeando las paredes de cemento de piscinas vacías. Se revolucionaba así la técnica de un deporte hasta entonces ho­­rizontal, que frecuentemente servía como válvula de escape para chicos con problemas, con rabiosas ansias de independencia. Luego vendrán el veneno de la competición, la entrada en el mundo de los patrocinadores, los contratos, el dinero, la profesionalización. La estrecha amistad de los chicos, que han compartido una infancia difícil en un duro entorno -pobreza, familias desestructuradas, alcohol, drogas, sexo-, se pondrá a prueba.

Uno de los tres chicos protagonistas de los amos de Dogtown, Stacy Peralta (interpretado de ma­nera soberbia por John Robinson, el memorable protagonista de Elephant) escribió y dirigió un documental, Dogtown and Z-Boys, con Sean Penn como narrador, que fue muy bien acogido en Sundance (premio al mejor director y premio del público). Peralta, a sus 48 años, se encarga del guión de esta película de 25 millones de dólares de presupuesto pro­ducida por una major, Sony-Columbia, que también produjo su documental.

El productor John Linson (Los intocables de Elliot Ness, El club de la lucha, Heat, Vi­da de este chico), fichó a la directora Ca­the­ri­ne Hardwicke, que había logrado ganar mu­cho prestigio con Thirteen, su opera prima como directora, otra historia sobre adolescentes igualmente premiada en Sundance. La elección de esta veterana diseñadora de producción de 50 años se revela como un tremendo acierto, porque su trabajo en Lords of Dogtown tiene mucha fuerza y a ratos es mag­nífico, viniendo a demostrar que Hard­wicke tiene una gran soltura para contar historias sobre gente joven.

Cometerían un error los que pensaran que esta película es una más de esas historias de superación deportiva o de chicos rebeldes y problemáticos, tan abundantes en la cartelera USA. Estamos ante una Película con P grande. La realización tiene un nivel técnico envidiable (fotografía, montaje, música, diseño de producción), y las imágenes de surf y de skate son verdaderamente impresionantes, logrando descorchar el depósito de adrenalina del espectador.

Pero por encima de la realización, de la solidez del guión, lo más llamativo es el nivel in­terpretativo. En este apartado hay que parar el carro. El australiano Heath Ledger hace su mejor trabajo hasta la fecha con su caracterización de Skip, el dueño de la tienda de surf, un sempiterno porrero que patrocina la carrera competitiva de los chicos. El trío protagonista roza la perfección acompañado por un reparto magnífico que incluye a gente co­mo Michael Angarano (Seabiscuit), Ni­kki Reed (Thirteen) y America Ferrera (la protagonista de Las mujeres de verdad tienen curvas).

Como ya le ocurrió en Thirteen, el retrato de Hardwicke es duro y descarnado, pero qui­zás le ha salido más auténtico, menos peliculero. Ciertamente la directora quiere gustar, quiere entretener, y no parece que eso sea reprochable, aunque a algunos les parecerá que pasa de puntillas por el lado oscuro, y eso contribuye a una visión engañosa.

Evidentemente el poso que deje esta película dependerá de la mirada de quien se acerque al fenómeno de los llamados deportes ex­tremos. Vidas golpeadas, pobreza, rabia, re­beldía, miedo, estupidez, egoísmo, vacío, amis­tad, dinero, fama. Venice, Los Ángeles, California, orillas del Pacífico. La patria chica de El Nota (El gran Lebowski). Y de Julia Roberts.

Alberto Fijo
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor