Los exámenes

Crítica de la película

Fue la sensación en el pasado Festival de Cine de Cannes, sin duda el filme más redondo del certamen. Mungiu ganó el premio a mejor director

1319
0
Compartir
portada

· La realidad emocional que retrata la película asusta; las situaciones perfectamente reconocibles se suceden una tras otra.

Corrupción al por menor

Como en 4 meses, 3 semanas, 2 días, película exordio del realizador rumano, aquí se trata de contar una historia particular convertida en universal. Los exámenes -horroroso título español- es una parábola: un médico respetado se deja atrapar por la maraña de corrupción desatada a partir de un fin legítimo, el deseo de un futuro mejor para su hija.

La realidad emocional que retrata la película asusta; las situaciones perfectamente reconocibles se suceden una tras otra. En vez de plantear un relato sobre la gran corrupción política o financiera, el director se centra en los pequeños sobornos, los favores debidos de una clase media que todavía cree en la salvación individual.

Mungiu es un director hábil que aprovecha la identificación del espectador con el protagonista para sostener el andamiaje de un relato cargado de suspense. Sin juzgar a sus personajes, la endiablada precisión de los tiempos muertos del diálogo revela la podredumbre de una sociedad enferma. El estado ha quebrado, sus ciudadanos hace tiempo que han dejado de creer que pueda proporcionar bienestar y, por tanto, buscan atajos para hacer más llevadera la existencia. El sistema se devora a sí mismo.

Hay en Los exámenes un mecanismo tan exacto que a veces se verían las costuras del relato si éste no llega a encarnarse en la piel de unos actores prodigiosos. Todos y cada uno de los intérpretes están magníficos, y dotan a la narración de humanidad terrible.

Reseña Panorama
s
Compartir
Fernando Hdez. Barral
Profesor de Historia del Cine y Análisis del texto audiovisual