· A sus 67 años el francés Jacques Audiard ganó el premio a la dirección en el Festival de Cannes con Los hermanos Sisters, una película sencillamente magnífica.

Audiard cabalga mucho y bien

Dos asesinos a sueldo en Oregon. Estamos en 1850. Los sicarios son hermanos y se apellidan Hermanas. Reciben un encargo, uno más en su dilatata nómina de crímenes. La misión que han recibido y que pretenden ejecutar con las rutinas propias de quien ha matado mucho, se complica…

El cine contemporáneo vuelve sobre el western. Con frecuencia lo está haciendo de manera deslumbrante. Basta pensar en las muy recientes Hostiles y Deuda de honor.

La adaptación de una novela de Patrick Dewitt permite a Audiard y Bidegain construir una historia de enorme interés que conducen unos personajes construidos con una solidez y una coherencia infrecuentes en el cine contemporáneo.

Reilly, Phoenix, Gyllenhaal y Ahmed dan vida a unos protagonistas creíbles que expresan la grandeza y la miseria, las esperanzas y las pesadillas de un mundo que se está haciendo en unas condiciones de extrema dureza. La trama, los conflictos, el viaje interior de unos y otros construye espacios y atmósferas que sorprenden sin extravagancias caprichosas, haciendo de las dos horas de relato una experiencia apasionante. No es cine comercial convencional, obviamente, pero no ese cine de autor donde la mirada eclipsa lo mirado. Audiard se pone al servicio de la historia, nunca se sirve de ella.

Tiene Audiard el talento de no dejarse seducir por la mítica del Oeste pero, a la vez, sabe retratarla con una belleza sobrecogedora. La ética y la estética de Audiard están presentes de similar manera a la que brillaba en durísimos relatos como Un profeta y Deephan. En esta línea de trabajo, la presencia de Milena Canorero como diseñadora de vestuario es un acierto colosal, porque Canorero es una superdotada: solo el diseño de los sombreros merece una pieza especial… Otro grande, Alexandre Desplat, pone la música a una película que ayuda a entender porque el western es inevitable cuando quieres tratar el cine como arte mayor. Los hermanos Sisters recibió el premio al director en Venecia y el mismo galardón en los César.

España (el desierto almeriense de Tabernas, el Pirineo de Huesca, la navarra sierra de Urbasa) tiene un protagonismo especial porque la película se ha rodado aquí (y en Rumanía) después de que Audiard probara en Oregon y comprobase que el riesgo del dèjá vu visual era enorme… Tenemos uno de los países más bellos del mundo y nos empeñamos en no ponderarlo. Es lógico que uno de los grandes del western y del northern, el gran Anthony Mann, se enamorase de España en la época de Bronston.

Más westerns del siglo XXI:

Reseña Panorama
s
Artículo anteriorRuben Brandt, coleccionista
Artículo siguienteMrs. Wilson
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor