Inicio Críticas películas Los idus de marzo

Los idus de marzo

Clooney no reinventa el drama político con este filme, pero sí construye una gran película que pinta con estilo, fuerza y sutileza la corruptibilidad del ser humano. ****

The ides of march, 2011 País: EE.UU. Dirección: George Clooney Guión: G. Clooney, Grant Heslov Fotografía: Phedon Papamichael Montaje: Stephen Mirrione Música: Alexandre Desplat Intérpretes: Ryan Gosling, George Clooney, Philip Seymour Hoffman, Paul Giamatti, Evan Rachel Wood, Marisa Tomei, Max Minghella 101 m. +16 años (sexo incidental) Distribuidora: Universal Estreno: 9.3.2012

Hace falta ser listo…

- Anuncio -

George Clooney demuestra una vez más (y van…) en su cuarta película como director que a inteligencia no le gana nadie en el star system hollywoodiense. A su nuevo dra­ma político lo han acusado algunos de his­toria mil veces vista, quedándose injusta­mente en lo más básico. Los idus de marzo no ofrece vueltas de tuerca revolucionarias en un tema ciertamente muy trillado, pe­ro sí una colección de detalles sutiles que la colocan como una cinta muy estimable y, so­bre todo, honestidad, mucha honestidad. Eso y el mejor reparto del año. Todo con un pre­supuesto mínimo para este tipo de producciones.

El gobernador Mike Morris (Clooney) es uno de los candidatos favoritos para hacerse con la nominación para la presidencia es­tadounidense por parte del partido demócra­ta. Para ello cuenta con la ayuda de sus dos principales hombres de confianza: su je­fe de prensa, Stephen Meyers (Ryan Gos­ling), y su jefe de campaña, Paul Zara (Phi­lip Seymour Hoffman). En el otro ban­do está Tom Duffy (Paul Giamatti), jefe de campaña del otro candidato principal. Las primarias de Ohio pondrán de relieve has­ta qué punto están dispuestos a llegar unos y otros por conseguir la nominación, así como la entereza de las bases donde se asien­tan sus idealismos y sus lealtades.

Pese a lo que aparenta, ésta no es la clási­ca película sobre lo corruptos que son todos en el mundo de la política, como ya nos cuen­tan los periódicos y las telenoticias a dia­rio. O mejor dicho, sí que lo es si nos ate­nemos en sentido estricto a su planteamien­to, desarrollo y conclusión. Tampoco es­catima en tópicos: hay hasta líos de faldas con becarias. Entonces, ¿qué es lo que la hace merecedora de estar entre las mejores de las de su especie? Pues simplemente ahon­dar en eso que se llama ser sutil -el mos­trar en vez de contar, el hacer buen ci­ne, en definitiva.

La dirección, el guión y los actores ponen el énfasis en los detalles a través de primeros planos y silencios que se adentran en el es­pacio personal e íntimo de los personajes pa­ra revelarnos lo frágil que es la condición hu­mana y hacernos sen­tir (repito, no contarnos) lo fácil que pue­de llegar a ser corrom­per a un hombre o que se corrompa a sí mismo ante determina­das situaciones que le superan. Casi toda la cinta está plaga­da de estos detalles y só­lo se pierden un po­co al final, con unos subra­yados excesivos que no dejan de tener fuer­za, pero tampo­co dejan de ser subrayados.
Y luego está el tema de la honestidad: el rea­lizador, conocido defensor de la causa de­mócrata, cuenta toda la historia desde el pun­to de vista del partido del que es afín, por­que no le interesa hacer crítica o sátira fa­cilona, sino mostrar que en todas partes cue­cen habas, más allá de las ideologías (¿se atrevería a hacer esto alguien alguna vez en España?).

El gran mérito es de Clooney, que dirige, coescribe y actúa con maestría, pero luego ade­más tiene la virtud de rodearse del actor de moda del año, Ryan Gosling, y los mejo­res secundarios del panorama actual: Sey­mour Hoffman, Giamatti, Evan Ra­chel Wood o Marisa Tomei. Pero no acaba ahí la cosa, porque para la música tuvo a Ale­xandre Desplat (El árbol de la vida), pa­ra el montaje a Stephen Mirrione (Tra­ffic, Babel) y para la fotografía a Phedon Pa­pamichael (El tren de las 3:10). Sólo falta­ba Aaron Sorkin para acabar de pulir el guión y estaríamos hablando de obra maestra. Y a todos les ha convencido con “sólo” 12,5 millones de dólares de presupuesto. Ha­ce falta ser listo.

Juan Claudio Matossian