Los increíbles: Una familia súper

Desde que Pixar se alió con Disney hace ya más de diez años, las felicitaciones de público y crítica hacia la compañía de John Lasseter no han cesado. En un principio firmaron un acuerdo que les llevaba a realizar juntos tres películas. Por el éxito alcanzado con Toy story, Disney volvió a firmar un segundo acuerdo, esta vez por cin­co películas que dieron lugar a Bichos, Monstruos S.A., Buscando a Nemo y la que ahora se estrena, Los increíbles. La última pe­lícula que incluye este contrato es Cars, sobre el mundo de las carreras de automóviles, que se estrenará a lo largo del año 2005.

Pixar ha tenido mucho que ver en la creación de la nueva categoría de los Oscar al me­jor largometraje de animación. Con su original concepción de películas de animación que gustan tanto a pequeños como a adultos, Pixar se ha ganado el apoyo del público y ha aportado a la compañía Disney la frescura que le faltaba en los últimos años, aunque Dis­ney sólo sea el responsable de su distribución. Tras el estreno de Cars, Pixar podría buscar nuevas alianzas para la distribución de sus películas, y ya se baraja la posibilidad de que sea la 20th Century Fox quien se encargue de hacerlo, lo cual supondría un duro revés para Disney, que ve cómo a su monopolio infantil le surgen nuevos competidores como Warner. Precisamente Warner fue la encargada de distribuir El gigante de hierro,  la anterior película de Brad Bird, director y guionista de Los increíbles, muy bien valorada por los especialistas pero no muy popular por errores en la promoción.

- Anuncio -

En esta ocasión Bird nos cuenta, en tono de comedia familiar, la historia de unos superhéroes que han tenido que aparcar sus superpoderes para integrarse como personas nor­males en la sociedad. Bob Parr y su mujer, Helen (Mr. Increíble y Elasticgirl), viven a las afueras de la ciudad con sus tres hijos. Muy a su pesar, Bob ha tenido que cambiar su condición de superhéroe por la de administrativo de seguros, mientras que su mujer recurre ahora a la condición de superelástica no para detener a malhechores, sino para realizar las tareas domésticas y cuidar de sus retoños: Violeta, una adolescente tímida que se vuelve invisible y crea campos de fuerza; Dash, un niño de diez años hiperactivo y muy veloz; y por último Jack Jack, el peque­ño de la familia y aparentemente el único sin poderes.

Es la primera vez que Pixar hace una película con humanos (un tanto especiales, eso sí) como protagonistas. En Toy Story, Mons­truos S.A. y Buscando a Nemo ya aparecía al­gún “cameo”, pero en esta ocasión todos los personajes son individuos que hacen fren­te a los problemas que se nos presentan cada día como son los atascos, las desavenencias con el jefe, el aspecto físico (los michelines y la celulitis) y la edad del pavo, en­tre otras co­sas. Sus vidas darán un giro radical cuando un nuevo supervillano amenace a la humanidad.

Como en otros filmes de Pixar, la carcajada y los chistes inteligentes están garantizados. La variedad de escenarios y la búsqueda del detalle muy matizado en la construcción de los personajes (como la diseñadora de trajes de superhéroes, o el jefe de Bob en la aseguradora) sitúan a Los increíbles en un nivel de excelencia y complejidad muy notable. Pe­ro, por encima de todo, destaca una constante de Pixar: el afecto y la admiración con que se trata a la familia, concebida como al­go indestructible, con un mensaje meridiano: uno para todos y todos para uno.

Ficha Técnica

  • Música: Michael Giacchino
  • Personajes: Bob Parr/Mr. Increíble, Helen Parr/Elasticgirl, Edna, Lucius Best/Frozone
  • País: EE.UU.
  • Año: 2004
  • Distribuidora: Buena Vista
  • Estreno en España: 26.11.2004

Los increíbles (The Incredibles)

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Teresa Barceló
Profesora universitaria. Doctora en Ciencias de la Comunicación