Los límites del control: Jarmusch, de paseo por España

Hay muchas cosas en Los límites del control que te invitan a no dejar de mirar. La película está rodada íntegramente en España, está fotografiada por el gran Christopher Doyle (Deseando amar), cuenta con la presencia de un actor protagonista que destila mucho carisma en pantalla y detrás de todo está Jim Jarmusch, un director con gran talento para captar lo mundano. Todo ello te hace prestar atención durante un cuarto de hora, media hora, tres cuartos de hora… lo que te haga falta hasta que te das cuenta que estás viendo un ejercicio de autoindulgencia sin estructura alguna.

Durante dos horas contemplamos a un misterioso hombre (Isaach de Bankole) que se pasea por varios sitios de España (Madrid, Sevilla, Almería…) sin que sepamos exactamente por qué, aunque todo apunta a un encargo de asesinato a sueldo. Por el camino se encuentra con diversos personajes con los que tiene conversaciones muy parecidas e intercambia cajas de cerillas con mensajes en clave dentro. Eso es todo. No hay más hasta el clímax, que, por supuesto, tampoco aclara demasiado. El resto son larguísimos silencios y bonitos encuadres.

- Anuncio -

Se intuye que todo lo que pretende Jarmusch es hacer un homenaje posmoderno a El silencio de un hombre, de Jean Pierre Melville, mientras nos enseña unos sitios y nos pone unas músicas que no hay duda de que le gustan mucho. La pregunta es, ¿y todo esto para qué?

Lo mejor: Vemos España fotografiada por Christopher Doyle.

Lo peor: No tiene interés narrativo alguno.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Christopher Doyle
  • Montaje: Jay Rabinowitz
  • Música: Boris
  • Duración: 116 min.
  • Público adecuado: +18 años
  • Distribuidora: Universal
  • EE.UU. (The Limits of Control), 2009
  • Estreno: 2.10.2009
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete