Los niños de Timpelbach: Padres a la fuga

En la ciudad de Timpelbach los niños se portan mal. Hasta que un día sus padres deciden irse a hurtadillas para darles una lección, dejándoles solos para que escarmienten.

El debutante Bary lleva al cine el libro juvenil del alemán (1901-1990) emigrado a Estados Unidos en 1940. Parece que la novela Timpetill. Die Stadt Ohne Eltern (Timpetill. La ciudad sin padres), escrita en 1937 durante la ascensión de los nazis, fascinó desde crío al director. Y la verdad es que todo el entusiasmo se le ha debido ir en la puesta en escena, que no está mal pero es muy convencional.

Lo demás, dirección, guión, fotografía, música y montaje, es poca cosa. Hay mucha reiteración y un discurso plano, con poca gracia. Bary no coge el tono y lo que cuenta es tosco y, lo que es peor, no se sabe muy bien a quién se lo está contando (desde luego no a niños menores de 12 años).

Es uno de esos casos en que la historia funciona (puede funcionar) en un libro pero no aguanta cuando se convierte en relato audiovisual. Los cameos de actores consagrados sirven para poco. Se entiende que la cinta llegue con mucho retraso.


La gracia de algún chaval.

La falta de chispa.

Ficha Técnica

  • Francia (Les enfants de Timpelbach, 2008)
  • Axel Cosnefroy
  • Véronique Lange
  • Frédéric Talgorn
  • Flins & Pinículas
  • 95 minutos
  • Jóvenes
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor