Inicio Críticas películas Los ojos amarillos de los cocodrilos

Los ojos amarillos de los cocodrilos

Los ojos amarillos de los cocodrilos
Los ojos amarillos de los cocodrilos

Los ojos amarillos de los cocodrilos: Cuando una novela es lastre

Drama costumbrista, con toques de comedia, a mayor gloria de Emmanuelle Béart y Julie Depardieu 

Cécile Telerman (¿Por qué las mujeres siempre que­re­­mos más?, Todo es culpa de mi madre) vuelve a contar una historia de mujeres, utilizando en este caso un best-se­ller de Pancol, Los ojos amarillos de los coco­dri­­los.

La novela habla de dos hermanas, Iris y Jo(sephine), que son muy diferentes: una es extrovertida, la otra in­trovertida; una es muy guapa, la otra es simple; una se ha casado con un abogado de prestigio y vive, ocio­sa, en la abundancia, la otra tiene al marido en el paro y suda para llegar a fin de mes; una no hace nada y tie­ne un hijo al que no atiende, la otra es investigado­ra medievalista del CNRS -nuestro CSIC- y carga con to­do el trabajo de la casa y tiene dos hijas de las que se ocupa; una es una triunfadora, la otra una pringada (en teoría). Esta historia retrata, con algo de crueldad, una moderna sociedad femenina de París, siguiendo un modelo semejante al de Sexo en Nueva York: encuentros, comidas y demás.

La película arranca con Jo y su marido: rompen, él se va y ella tiene que sacar adelante a su familia sola. La veremos luchar con la adversidad: el banco, su ma­dre, su hermana, sus hijas y, finalmente, superar todos los obstáculos, e incluso volver a enamorarse -lo que aquí se considera otro logro-; al mismo tiempo vemos có­mo otras familias con mejores condiciones de salida, em­peoran. El conflicto central será una novela que Iris ha dicho a sus amistades que está escribiendo, y ante la presión a la que la someten, pide ayuda a Jo, quien ter­minará escribiéndola… La historia tiene una moraleja, la virtud y el esfuerzo tienen su recompensa.

No puede decirse que sea una gran película, ni siquiera la mejor de Telerman. Pero tampoco es un desastre. El texto base, la novela de Pancol, resulta un las­tre insoportable. La guionista está tan pendiente de ser fiel al libro que se olvida de que una película tie­ne que ser, necesariamente, distinta.

Probablemente con dos horas más de metraje habría lo­grado ser una buena mini-serie; pero como largometraje falla por su dispersión, el eje central de la historia es la novela, que avanza a saltos, de diálogo en diá­lo­go, en una coralidad buscada; pero en la película esa coralidad no es buscada, y resulta caótica, con mon­to­nes de personajes que aparecen y desaparecen, por­que es­tán en la novela tal y como están en la nove­la.

Los ojos amarillos de los cocodrilos es una película que se ve con simpatía, que cuenta historias interesantes con personajes reales, ayudadas por un reparto ex­celente, en particular por la pareja Emmanuelle Béart y Julie Depardieu en los papeles protagonistas; pe­ro no deja de ser una obra menor, muy por debajo de las expectativas que genera.


Reseña Panorama
w
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.